Cinco claves para asaltar Moscú

Cinco claves para asaltar Moscú

Claves hay demasiadas. Se que soy muy pretencioso intentando sintentizar en cinco… Un equipo que acostumbra a meterte 87 puntos en cada partido, te obliga a todo. A defender como un animal para intentar bajarles de esos guarismos y a anotarlo casi todo para llegar a los 90 puntos que puedan permitirte ganar… Y para hacer eso, la clave es muy sencillA… hacerlo todo, o casi todo bien, y forzarles a que no tengan sus mejores días.

Obviamente, robar uno de los partidos de esta semana. Claro, quiero los dos, pero con uno me daría con un canto en los dientes. Y ya sabéis lo que creo acerca de los partidos pares o impares… dame el segundo, el del jueves. Si volvemos a Vitoria 1-1 ganando el jueves, volvemos con la moral a mil para afrontar en casa dos finales. Si volvemos 2-0, siempre hay opciones, pero seamos claros…. Muy remotas.

dimitris-itoudis-cska-moscow-eb16

  1. Acierto. Es de Perogrullo, pero es realmente la clave. O tenemos un acierto importante (rondando el 40% en triples), o no tendremos opciones. Ellos van a meter. Tienen una colección de aniquiladores tremenda, desde los obvios Teodosic-De Colo, pasando por los falsos pivots especialistas en el triple como Vorontsevich (que anota la mitad de lo que tira, y tira mucho…) o Khriapa, a los tiradores puros como Fridzon, Higgins o Antonov. Ojo a esto, diez (si diez) de sus jugadores promedian más de un 36% en triples. 5 de ellos, más de un 45%. Nos van a acribillar… O afinamos la puntería, o no tenemos ninguna opción.
  1. Rebote. Es ahí donde podemos hacerles daño. Ellos no tienen ningún reboteador puro que pueda dominar por si mismo. Nosotros quizá tampoco, pero es por ello una batalla abierta en la que no veo un claro favorito, y en donde la motivación puede decantar la balanza. Del trabajo de Ili, Toko, Voightman, Hanga y Tillie puede venir una de las claves, porque un dominio del rebote puede ser primordial para que el Baskonia realice su juego y, sobre todo, para evitarles segundas opciones en los que nos puedan aniquilar.
  1. Mentalidad fuera de casa. En Vitoria el equipo estará en ebullición, como ya lo estuvo en el partido jugado hace un mes… Se pondrá las pilas y competirá hasta el final, con más o menos suerte, pero lo hará. Pero ¿En Moscú? En el teatro que montan en Rusia, en un campo con muy poca presión ambiental, el CSKA acostumbra a dominar desde el punto de vista mental a sus competidores, que como ocurre en campos como la paz y la amistad, Baskonia parece no existir. Ya nos pasó en la primera vuelta, el Baskonia salió a por uvas, sin consistencia, y nos cayó una tremenda. O salimos en ebullición, o ya hemos perdido la eliminatoria
  1. Beabois y Toko. Siempre hablamos de Larkin como jugador termómetro del Baskonia y quizá lo sea. En esta serie va a tener un trabajo durísimo, porque no va a valer sólo con estar bien adelante sino que tendrá que multiplicarse en defensa con los dos genios que juegan de uno en Moscú, más la mosca co**nera que sacan cada cierto tiempo a desquiciarte (Jackson). Pero yo creo que esta serie va a quedar marcada por el rendimiento de Beabois y Toko. Son los dos jugadores que dan equilibrio al Baskonia. Desde el acierto exterior uno, y desde el juego interior el otro, aventuro quer sólo tendremos opciones si estos dos jugadores están bien y en su sitio.
  1. Experiencia. Hay que sacarles del guión establecido. ¿Cómo? No lo se, pero Sito debe innovar en esta serie. Hacer algo que los descoloque. Como aquella mixta de Pascual que nos dejó boquiabiertos el día de PAO. Sorprender. Ellos tienen una experiencia en estas guerras que nosotros ni imaginamos. Uno cualquiera de sus integrantes, pongamos Khryapa por ejemplo, tiene en una de sus piernas, más experiencias de final tour que todos los jugadores del Baskonia juntos, e incluso, que todos los jugadores del Baskonia en los próximos cinco años juntos. Si todo sigue el curso normal… estamos fuera. ¡¡Hay que sorprender!!

 

¡¡Suerte Baskonia!!

A semis recuperando sensaciones

A semis recuperando sensaciones

Fuera nervios. El Baskonia está en la copa del rey, y la fuerza de la llama de la ilusión sigue viva. Muchos factores hicieron posible el resurgir de nuestro Baskonia, pero voy a intentar ordenarlos a bote pronto en mi cabeza y marcar las cuatro claves del partido.

 

  1. La principal clave del partido ha sido la intensidad defensiva. Bueno, la intensidad en general, tanto defensiva como ofensiva. Quito los tres primeros minutos del partido, los minutos de los nervios normales por debutar en una copa ACB, tres minutos en los que el Baskonia encajó ocho puntos, y los otrs 37 están marcados por un resurgir defensivo importante. Intensidad en la primera línea de pase y atención en la intendencia de atrás. Por momentos volvió a pecar de despistes, pero que no fueron sostenidos como en otras citas. Con un equipo a esta intensidad, podemos hablar de claves ofensivas, porque tenemos garantizado que el partido no se va a desangrar…

baskonia-ibertostar-2-U101078238307AE--620x349@abc

  1. El ritmo de Larkin. Hoy es muy fácil hablar de Larkin, lo podéis leer en cualquier periódico o escuchar en cualquier radio. Pero yo no quiero hablar de su superlativa actuación ofensiva. Yo quiero hablar del ritmo. Larkin con el balón imprime siempre el ritmo que necesita este grupo para brillar. Más allá de meter o no (habrá días que no meta), el Baskonia brilla a ese ritmo alto que imprime el mejor base que hemos tenido en esta plantilla desde Elmer Bennett. Para muestra, como decae el ritmo y el juego cuando Rafa Luz o Nico Laprovitola toman el relevo. No es un demérito para ellos, es que manejar el ritmo como Larkin está solo al alcance de unos pocos privilegiados. Y nosotros tenemos la suerte de tener a uno de ellos con nosotros.

 

  1. Aporte de los “escondidos”. Quitando quizá a Laprovitola, que ayer no estuvo especialmente brillante, el resto de los jugadores del Baskonia aportó en su rol. Budinger al fin se notó en la cancha y el equipo lo agradeció mucho, Beabois fue el martillo exterior, Voightman un recurso constante, Ilimane puso el toque de intensidad y garra, Tillie acertó en sus tiros, Rafa aportó su intensidad y hasta Bargnani estuvo bien (no superlativo pero si lo suficientemente productivo). El Baskonia fue un equipo en ataque y en defensa. Y cuando juega un equipo, los destellos de Larkin suelen bastar para desnivelar el choque.

 

  1. Sito estuvo mucho mejor. Despertó con el equipo con coherencia en las rotaciones y con soluciones tácticas a las trampas planteadas por Txus Vidorreta. El Baskonia desactivó la fluidez del Tenerife parando la producción de dos jugadores clave como San miguel y White. Sin sus dos faros, y con Fran Vázquez perdido, Tenerife vivió del acierto de Grigonis y la intensidad de Bogris. Muy poco para enfrentarse al bloque Baskonia.

campo atras

Ahora nos espera un partido a cara de perro frente al Real Madrid. No quiero hablar demasiado del Andorra-Real Madrid, porque estoy ahora mismo muy caliente (son las 12.15 de la noche, el cadáver aún está caliente). Y estoy muy caliente porque hoy tres árbitros han robado la ilusión a un equipo y han robado un trozo de deportividad a la Copa del Rey. Un equipo humilde pero muy bien trabajado ha merecido jugar la semifinal de la Copa. Y lo ha merecido porque los árbitros pitan unos pasos inexistentes a Shermadini que hubiesen matado el partido, y porque lo rematan no pitando un claro campo a atrás con el árbitro a dos metros de la jugada. No se si la palabra es robo, pero desde luego se puede buscar un sinónimo parecido para describir lo que vimos. La imagen de Peñarroya entrando al vestuario describe a la perfección el sentimiento de todos los que estuvimos ayer en el Buesa y vimos el bochorno. ¿Habrá nevera o habrá premio? Estaremos pendientes a las designaciones arbitrales de las semifinal…

Copas

Copas

Copas, en plural. Porque esta tarde arranca Baskonia una copa más, pero este pasado fin de semana, otro equipo Vitoriano, el Araski, jugó “La Copa”, la única, espectacular, increíble e inolvidable copa. Llego tarde para felicitar a Livia, a Made y a Joseba, como llego tarde para poner en valor el liderazgo y pundonor de las Silva, Irati, Roundtree o Marta… Pero en cambio, nunca es tarde para el reconocimiento.

El proyecto de basket femenino en Vitoria es hoy una realidad gracias a muchas personas, y lo malo de citar, es que siempre olvidas a alguien, pero creo que el proyecto que iniciaron en 2001 Livia y Txus Cobo, con aquel Abaroa que nacía sin pretensiones, pero con ilusión, ha desembocado en una estructura que culmina en el exitazo de Girona. Vitoria goza hoy, gracias fundamentalmente a Livia, de una estructura deportiva sólida, sostenible y brillante. Más de 18 equipos de base, con niñas de muy corta edad jugando en los equipos infantiles, alevines o benjamines, la escuela Araskieskola, las categorías inferiores cadetes, juveniles o junior, y los dos equipos, el de primera nacional y el de Liga femenina. Ese es el gran valor de Araski, el valor que hoy quiero poner de relieve. La gestión de una mujer con una iniciativa terrible, y con la capacidad de generar el germen necesario para cualquier niña en Vitoria, pueda jugar al basket y soñar con emular a Marta Tudanca.

   liviaFoto: Encancha

Girona debe ser, sin ninguna duda, un punto y seguido en la trayectoria del Araski. Más que celebrar el éxito, hay que aprovecharlo para mostrar a Vitoria y sus instituciones deportivas, la ilusión que puede generar un equipo en la ciudad y sobre todo, la parte hundida del iceberg que sostiene el proyecto. Livia ha hecho todo lo humanamente posible para lograr patrocinadores y jugadoras competitivas. Su gestión es absolutamente brillante, y probablemente haya tocado techo este pasado fin de semana. ¿Queremos crecer? Ahora toca mojarse a otros para subir ese peldaño. Ayuntamiento y Diputación deben ver ese iceberg y equiparar subvenciones. Porque el retorno a la ciudad es terrible, y porque la ilusión de las niñas es impagable. Eskerrik asko!

Y de una copa pasada, vamos a hablar de una copa futura. Hablemos de Baskonia. Un Baskonia que llega sumergido en una niebla de dudas, que se mueve entre el optimismo que desprendía el juego del equipo hace un mes, y el pesimismo de la pobre imagen dejada en Tel Aviv y Vitoria frente a Obradoiro. ¿Pero puede Baskonia levantar esta Copa? ¡Por supuesto que sí! Analicemos las claves y los nombres propios que a todos nos rondan por la cabeza.

Bargnani.  El italiano está en el ojo del huracán. No rinde, y como no rinde, el mundo baskonista ya tiene su propio cabeza de turco. Matemos a Bargnani y saciemos nuestra sed de sangre. ¡Jugamos mejor sin Bargnani! ¡Nuestro mejor baloncesto fue sin Bargnani! ¡¡Matemos a ese vago que no suda!! Sencillo, ¿qué no? Así somos… Buscamos un culpable y cortamos una cabeza. Pues lo siento, pero no… No he estado nunca de acuerdo ni lo estoy ahora.

Quizá pueda entender a los baskonistas que no siguen la NBA. Quizá ellos, cegados por la propaganda del número 1 del draft esperaban un rocoso pívot, reboteador, intimidador, defensor y anotador compulsivo. Pero quienes seguimos la NBA, sabíamos que Bargnani no venía más que a hacer una de esas cosas… Básicamente porque nunca en su carrera había hecho otra cosa. Meter. ¡Pero es que mete como un animal! A Bargnani, si le das el balón en buena posición, anota. Le hemos traído para anotar. Preparémosle sistemas y démosle el balón.

bargnani

Barganani no está rindiendo, eso es innegable. Pero desde mi punto de vista, no toda la culpa es de Bargnani. Ni mucho menos. En defensa y rebote da lo que esperaba, poco… Es intenso en el 1×1, muy despistado en las ayudas defensivas y muy inconsistente en el rebote. COMO SIEMPRE LO HA SIDO. Pero el problema es que tampoco está metiendo lo que se le presupone… ¿Causas? Unas cuantas… La fundamental es la falta de sistemas que liberen al italiano para tiros cómodos. Bargnani es usado, exclusivamente, para el pick and pop frontal. ÚNICAMENTE. Pone un par de bloqueos y se abre para tirar. Una jugada que ya se la sabe todo el mundo, porque básicamente no hay otra, y que le defienden razonablemente bien, incomodándole los tiros. No se plantean sistemas para que reciba al poste bajo donde es letal en el fade away a la media vuelta, ni hay sistemas para que reciba en el poste alto con ventaja sin necesitar de un bloqueo directo suyo… Y ese problema arrastra al resto del grupo. Porque cuando sólo se juega a eso, el juego se espesa, y quedamos completamente a expensas de los porcentajes sin ventaja. Ah! Se me olvidaba…. Para meter, hay que estar en el campo.

Pero no, Bargnani no es ni el principio ni el final del Baskonia. Es sólo un eslabón. Vamos con otro nombre propio:

Chase Budinger. Chase cobra especial relevancia fundamentalmente porque aparta a Jaka Blazic de la Copa. Bueno, en realidad son esos malditos e inconstitucionales cupos inventados para proteger a no sé muy bien quién los que dejan fuera a Blazic, pero el caso es que, en esa decisión, Sito opta por Budinger. Hasta hoy, Budinger es un jugador que transita de puntillas por los partidos. Con viento a favor se sube a la ola y parece que aporta, pero en cuanto el viento sopla de frente, se esconde. No es que haga cosas mal, o que falle tiros… Es que ni aparece (aunque juega muchos minutos). En su favor, que es relativamente consistente en defensa y rebote. Pero hay que exigirle un mundo más. Sobre todo, porque, aparentemente, puede darlo. Esperemos que despierte en esta Copa y sea el jugador importante que fichamos para cortar a Akognon.

Sito

El tercer nombre propio que quiero poner sobre la mesa es Sito Alonso. Sito no está pasando por su mejor momento en estos momentos. Ha pasado de ser el entrenador revelación de la Euroliga a un entrenador cuestionado en Vitoria. Yo, personalmente, me siento un tanto defraudado en estos últimos partidos. Fundamentalmente, porque lo que está fallando en el Baskonia en esta mala racha pasada son precisamente las cosas que son responsabilidad del entrenador. La energía en el campo, la defensa colectiva, la fluidez del ataque, las rotaciones coherentes… Últimamente veo a Sito algo hundido, y es un estado que transmite al grupo. Y repito, no hace demasiado, un mes, era el entrenador con el juego más divertido de la Euroliga. Y no se le ha olvidado entrenar. Quiero creer que es un bajón, como el que pasan también los jugadores, y que en esta Copa, será capaz de revertir las sensaciones.

No analizo en profundidad la Copa, porque para mi, la Copa es sólo Tenerife. Nada más. En caso de pasar ese partido, ya pensaremos en algo más, pero pensar en otros emparejamientos es ahora un error terrible. Tenerife.

¿Y qué propone Tenerife? Tenerife es la sorpresa de esta liga ACB. Con un juego exterior explosivo marcado por el talento de Rodrigo San Miguel, Devin White y Nico Richotti, la solidez de Domercant, Hanley y Abromaitis haciendo de enlace a un juego interior donde resurge como el Ave fénix  Fran Vazquez, y un increíble Bogris. Esto sumado al “trilero” Txus Vidorreta, hace que esta tarde vayamos a jugar un partido que es una auténtica encerrona.

Sea como sea, por lo civil o lo criminal, creo que Baskonia ganará, y además creo que no sólo ganará, sino que despejará dudas y se rearmará de moral. Espero no equivocarme…

¡Aupa Baskonia!

El mejor bombón de Europa se paladea en Gasteiz

El mejor bombón de Europa se paladea en Gasteiz

aLlego a casa con la adrenalina aún a mil, consciente de haber saboreado, otra vez, un bombón prohibido. El mejor chocolate que recubre el bombón, chocolate negro, francés, hecho con sangre fría y precisión, llamado Beabois, relleno del mejor licor que se puede degustar ahora mismo en Europa, un whisky de malta de más de doce años que aún no comprendo que demonios pinta en nuestra bodega, llamado Shane Larkin.

Ahora mismo no se si somos conscientes del impacto de estos dos jugadores, sobre todo del base. No somos conscientes de la calidad que estamos disfrutando, una calidad NBA a nuestro servicio. Incluso oigo comparaciones con los bases de Baskonia del año pasado. Respeto todas las comparaciones, y los resultados acaban armando de razones a quienes comparan, pero para mi, no se sostienen. Es comparar la leche con la crema o el valdepeñas con el rioja alavesa.

Ayer Shane Larkin decidió el partido para el Baskonia con la determinación de un líder, con dos triplazos y un pase antológicos. Sería simplemente bueno si fuese una acción aislada. No lo es, sólo echar la vista atrás unos partidos, y me surgen recuerdos a botepronto de Larkin en Kazan, Beabois frente a Estudiantes, Beabois contra Zaragoza, Larkin contra… Uno pierde la cuenta, porque no es una, dos ni tres… es que en cada partido, cuando llegan los minutos calientes, sabes que va a haber criterio, liderazgo y determinación en el campo. Y eso da una seguridad tremenda. Disfrutemos del TALENTO, con mayúsculas, mientras podamos…

Dicho lo cual, Baskonia transita entre la línea de la solidez como bloque y de la expectativa de lo que puede llegar a ser. Baskonia, hoy, no es un equipo brillante en el juego. Pasa por apagones, generalmente coincidentes con la falte de acierto en el triple de Beabois, que hoy no tiene quien le cubra la espalda… Estamos siendo testigos de una gran decepción con la llegada de Budinger, no tanto porque el jugador no lo intente y sea voluntarioso, que lo es, sino porque no tiene la solidez en el tiro exterior que requiere este equipo para ser al menos el tercer alero (tras Beabois y Hanga).

Por dentro, y hasta que Bargnani regrese para darnos el toque de calidad que necesita nuestro juego interior, tenemos una cierta irregularidad, hasta cierto punto lógica, ya que no podemos pedir a Voightman o a Ilimane ser regulares. Tienen días brillantes y tienen días más oscuros… Son un juego interior sólido, pero que hoy por hoy, sufre de algunos apagones.

Pero este equipo tiene un bombón relleno inigualable, y si la solidez del grupo te lleva a un final apretado, puedes echarte, literalmente, a temblar, porque ahí, la pareja Larkin-Beabois te va a matar, seas el Estudiantes, el Unics, el Barça o el CSKA. En esos momentos, esta pareja suma talento, criterio, selección de tiro y acierto. Y te mata…

Faltan tres guindas al pastel. Espero la incorporación de Bargnani a corto plazo… No se si será ya mañana, pero espero que esté en forma para los momentos de la verdad, esos en los que te juegues la copa y el Top-16, y que complemente con el toque de calidad el “diesel” juego interior actual de Baskonia. También me falta que Prigioni se ponga en forma, y de esos 5-10 minutos de calidad que sólo el sabe dar. Esa pausa en el juego, incluso junto a Larkin y Beabois, aportando criterio…

Y si, lo siento por el bueno de Chase, pero yo al Olentzero le pido un jugador con un rol diferente al suyo. Y no es nada en contra del chaval, que realmente admiro su entrega… pero es que no cubre el perfil que necesita Baskonia. Y como quiera que para el cinco de enero debemos tener el equipo que jugará la segunda fase de la Euroliga, me temo que el tiempo de adaptación se le acaba y no despega…. Así que me gustaría, con dolor, pedir un jugador que sí de el perfil…

Eguberri on guztioi eta Aupa Baskonia!

Brillante, pese a todo

Brillante, pese a todo

Mucho se está hablando últimamente de los problemas del Baskonia, que marcha con un balance envidiable en las dos competiciones que está jugando, unos problemas que existen, es cierto, pero que creo que no nos deja ver la brillantez de lo que estamos disfrutando. Peras y el grupo del año pasado nos llevaron de nuevo a la élite de Europa y ACB, y este equipo no se ha bajado de allí. Leo muy poco acerca del meritazo que eso supone, y demasiado acerca de los problemas puntuales del equipo… pero en fin, no voy a caer en la autocomplacencia y voy a dar mi opinión para intentar explicar las situaciones que vemos, más allá de lo evidente.

Lo primero de todo, vamos con los antecedentes, que no por obvios dejan de ser fundamentales, más si cabe este año. Dicen que agua pasada no mueve molinos, y es cierto, pero esa agua pasada sí que explica situaciones:

El Baskonia se presenta en la actualidad con una plantilla de doce jugadores, de los que Bargnani, Tillie, Shengelia y Beabois están lesionados o recién recuperados de lesión, y en el que Budinger, Luz, Ili y Tadas, cuentan con muy pocos minutos por diferentes razones (todas ellas, en mi opinión, muy justificadas, como luego analizaremos). Esto nos deja una plantilla real muy corta para llegar a jugar cinco partidos en diez días. Y pese a ello, el Baskonia se mantiene en posiciones envidiables, sobre todo en la competición que en este mes de Noviembre es la importante, la Euroliga.

Además, y esto es absolutamente fundamental como antecedente, el Baskonia es un equipo nuevo con un entrenador nuevo, donde hasta siete jugadores son nuevos y en el que la columna vertebral del año anterior ha tenido que salir del equipo por opa hostil, donde tres jugadores han jugado en su vida sólo NBA (Bargnani, Larkin y Budinger), y dos jugadores provienen de ligas menores (Tadas y Luz).

Todo esto lo agitamos en la coctelera de la falta de pretemporada y de la exigencia máxima desde el minuto 1 que te marca la Euroliga, y lo mezclamos con un toque de calendario que impide el entrenamiento, para terminar de configurar estos antecedentes. Me diréis que son excusas de mal perdedor, filosofía duskiana, el cansancio no existe y las excusas tampoco. Vale, de acuerdo, compro, pero lo compro para entrenador directiva y jugadores, no para mí que intento explicar y analizar lo que pasa alrededor del Baskonia. No me gusta oír a Sito decir esto que he dicho yo(tampoco se lo he oído), pero yo sí tengo que decirlo. Y si no gustan los antecedentes, pido perdón, pero como dice el dicho, yo soy yo y mis circunstancias…Pasados los antecedentes, hay tres aspectos, en mi opinión, que están produciendo la situación de juego actual que hemos visto sobre todo frente a Milán, Valencia Bamberg o Zaragoza. ¿Por qué Baskonia sufre lo que está sufriendo hoy? Mis tree claves, en orden de importancia, son las siguientes:

1. Desequilibrio. El equipo tiene una calidad increíble, y una versatilidad que hace que todos los jugadores sean capaces de jugar en dos o incluso tres posiciones. Pero está desequilibrado. Fundamentalmente echo en falta dos situaciones de desequilibrio, donde una es coyuntural y la otra es estructural, y por lo tanto de más difícil solución.

A. Desequilibrio interior. Para mí el desequilibrio estructural, y por tanto de difícil solución si no se tocan jugadores. Baskonia tenía fichado a Voightman (bendito fichaje), y se le puso a tiro Bargnani(bendito fichaje igualmente). No ficharlo hubiese sido una calamidad. Es evidente que no son los dos jugadores que mejor empastan del mundo, pero la calidad que atesoran los dos son una envidia para cualquier equipo, por lo que yo no me voy a quejar de ello nunca. Pero para equilibrarse hace falta que Ilimane cumpla con el rol de pívot capaz de defender y, sobre todo, de ayudar. Bargnani es un jugador muy capaz en la defensa al 1×1 al poste bajo, mucho más capaz de lo que la gente le atribuye, pero en cambio es un mal jugador de ayudas. Tampoco lo hemos fichado para que haga ayudas defensivas, no nos engañemos, pero el caso es que le cuesta mucho leer situaciones defensivas. Voightman es quizá algo peor en la defensa del 1×1 que Bargnani, pero tiene algo más de visión en la interpretación defensiva, es capaz de ayudar, pero ojo, tampoco es que destaque por ello. ¿Quién debería equilibrar esto? Ili. ¿Lo está haciendo? No. Puedo entender que Sito opte por sacarlo muy poco tiempo al campo. Está más flojo que nunca en la defensa del 1×1, y no mejora para nada la defensa de ayudas de los dos titulares. Esta situación explica su falta de minutos y crea serias dudas acerca de su valía para este proyecto.
B. Cuando el juego interior está desequilibrado se mira el juego exterior. El Baskonia tiene muchos jugadores capaces de tirar de tres, pero al menos cuatro de ellos son tiradores irregulares: Larkin, Blazic, Luz y Hanga son capaces de anotar de tres, pero no son tiradores al uso. Sí lo es Beabois, quizá no lo ha mostrado aún por su lesión, pero es el mejor tirador que tiene el equipo. Pero está demasiado sólo… Se suponía que Baskonia iba a traer a un jugador de la NBA para reforzar esta débil área, y se suponía que una metralleta aterrizaría en el Buesa. Budinger podría y de hecho fue, ser esa metralleta, pero hoy en día es un pulpo más deambulando por garajes (lleva deambulando desde que llegó). El equipo era definitivamente más sólido con Acognon, no porque fuese mejor jugador, sino porque ocupaba el rol que este equipo necesita en el tiro exterior. Quiero creer que este desequilibrio será coyuntural, o bien porque el pulpo Budinger salga del garaje, o porque Budinger salga del Baskonia y llegue otro Budinger que cumpla lo que necesita el equipo.

2. Problemas defensivos. Esta situación de desequilibrio se une a la acumulación de partidos, falta de entrenamiento y falta de conocimiento de las ligas europeas de buena parte del plantel actual, y desemboca en una importante falta de entendimiento en defensa. Cuando el equipo está chisposo, en ebullición, es capaz de encadenar dos o tres acciones defensivas de mérito, porque tiene jugadores con rabia e intuición defensiva, como Larkin, Hanga, Blazic, Beabois, Tillie… y con el alemán, que con los ojos inyectados se transforma… pero en situaciones de normalidad, sin la chispa de la ebullición, el Baskonia no tiene los conceptos defensivos arraigados. Cualquier desborde exterior que penetre por la zona se encuentra una autopista hacia el aro… Y no siempre vamos a encontrar el punto de ebullición que nos permita defender, hace falta que el equipo tenga unos mecanismos cogidos y automatizados. Sito aún no ha podido instaurarlos, esto es así. Muchas situaciones lo explican, como he comentado antes. Y el tiempo se agota para ello, ya que no siempre encontraremos la fuerza mental que están demostrando para remontar partidos imposibles… Esta semana puede y debe ser clave para ello.
3. Ritmo. El ritmo de este equipo lo marcan básicamente tres jugadores: Larkin en el base, Hanga en el alero y Voightman/Bargnani en el pívot. Cuando coinciden estos tres jugadores a la vez en el campo, el Baskonia juega con un ritmo muy alto, del que se sirven el resto de jugadores para rendir perfectamente, como los dos cuatros, que se sienten más cómodos en ritmos altos o jugadores como Blazic y Beabois. Pero cuando llegan los cambios, el ritmo se desvanece… entra Luz por Larkin, entra Budinger por Hanga, entra Ili…(y a veces los tres a la vez) No culpo a nadie en particular y sí a todos en general, pero lo cierto es que hay momentos en los que el equipo pierde el ritmo completamente, y a ritmos lentos o trabados, sólo dos jugadores sacan las castañas del fuego, Toko y Bargnani. El resto de jugadores de este equipo, en mayor o menor medida, se sienten muy incómodos a ritmos bajos. Por ello se explica el minutaje que llevan acumulados Larkin, Hanga y Voightman, o dicho de otra forma, los pocos minutos de Luz, Budinger, Tadas o Ilimane. No es que los jugadores puedan brillar más o menos, sino que el grupo brilla al ritmo alto que dan estos tres pilares.

Con todo esto, y partiendo desde la crítica constructiva, cabe preguntarse si de verdad estamos ante una crisis o no. Para mi, no. Creo que el grupo tiene el techo muy alto, y que va a seguir creciendo.¿Cuanto? A saber… De momento seguimos disfrutando de baloncesto de calidad, con jugadores, como Larkin o Bargnani, que de por si solos amortizan una entrada al Buesa…

Toca seguir apoyando. Y disfrutar de la Euroliga más bonita que se recuerda. Una Euroliga donde el Baskonia sigue siendo protagonista.

A por el último 8.000

A por el último 8.000

El Baskonia ha subido este año dos o tres ochomiles, está cansado y magullado de un par de caídas (la semi de Copa y la semi de Berlín). Pero en cambio aguarda en el campo base comiendo, bebiendo y preparándose para la ascensión al definitivo 8.000, su Everest.

Y lo primero para llegar a la cumbre es pasar al campo 2, ubicado en la isla de Gran Canaria, y para superar esta primera ascensión, el equipo de escalada se ha ajustado en una decisión que quizá no sea fácil de comprender. La baja de Causeur por lesión podíamos tenerla más o menos asumida. Pero cuando supimos de la llegada de Michael Roll, todos teníamos en la cabeza nuestro esquema mental, un esquema que ayer a la noche nos rompió Peras. Baskonia ha decidido quitar de la rotación para el Playoff a Jaka Blazic para mantener en el equipo a Planinic. Analicémoslo:

jaka 1Primera lectura: La decisión no es una ocurrencia de última hora. Baskonia sabía hace tiempo que Toko llegaba al Playoff y sabía contra quien lo jugaría, y si tenía claro que Planinic tenía que estar en el equipo, no hacía falta fichar. Se daba la baja a Causeur y se metía a Shengelia. Cuando se decide fichar a Roll, no es para sustituir a Causeur, sino para sustituir a Blazic. ¿Por qué? Ni idea, sólo Peras tiene la clave, pero no veo razones oscuras. Peras quiere lo mejor para el Baskonia y si toma la decisión, es porque considera que el equipo está más armado de esta forma.

Segunda lectura: Baskonia no piensa más allá de Gran Canaria. Y en Gran Canaria, hay un señor que este año se está saliendo y que se llama Alen Omic, y que Planinic está mucho mejor preparado para aguantarle las embestidas que Ili en este momento. Y que, por tanto, se considera importante que en los momentos en los que Bou tenga que descansar, haya un jugador de la corpulencia de Planinic en el campo para frenar al esloveno.

Tercera lectura: El juego con dos bases con amenaza desde el tiro ha resultado al Baskonia y le ha llevado a la final four. Blazic es una garantía defensiva, aunque ofensivamente es muy irregular, y quizá se ha priorizado mantener la identidad que ha dado tantos réditos al Baskonia con una nueva amenaza-metralleta (Roll), y que de algo más de empaque al equipo que el juego con dos pequeños.

Sea como sea, el Baskonia queda configurado definitivamente con 11 jugadores válidos y listos para jugar:

Dos bases: Adams y James
Cuatro aleros: Michael Roll, Corbacho, Hanga y Bertans
Cinco pivots: Toko, Tillie, Ili, Planinic y Bou

El equipo está equilibrado y tiene mucha calidad.

El rival, Herbalife Gran Canaria

kyle_kuric_2Vamos a dar unas pinceladas del Granca. Hablamos de un equipo completo y sólido, con jugadores caros (no nos engañemos, es un equipo de presupuesto similar al de Baskonia) y con un entrenador experto y sabio… De hecho, uno de los mejores entrenadores de Europa, con una trayectoria brutal y acostumbrado a lidiar en estos playoffs.

Sus bases son una pareja “casi” perfecta, que combina pausa y gasolina, experiencia y juventud y capacidad de liderazgo. Y además, hablamos de dos grandes anotadores. Kevin Pangos (se ha ganado un sitio en un club Euroliga) y Oliver (que sigue estando a un nivel brutal). La gran diferencia entre sus bases y los nuestros son el ritmo. Ellos juegan en tercera y nosotros en sexta. Ellos son ollas y nosotros hornos pirolíticos. Si entramos en ebullición, no nos siguen, pero son muy capaces de desactivarnos la opción pirolítica. Bonito duelo…

Por fuera, ellos juegan con dos “metralletas”, Kuric y DJ Seeley, dos todoterrenos como Rabaseda y Pauli, un tirador como Salin, y un tres-cuatro que me tiene enamorado hace mucho, Newley. Mucha dinamita, mucha capacidad anotadora y mucha variedad. Quizá les falte físico, pero tienen mucho talento, mucha pólvora y están muy bien equilibrados.

Por dentro, la gran y amplia experiencia de Eulis Baez (que siempre, siempre, siempre nos hace muchísimo daño) y Savane, la calidad a raudales de Pablo Aguilar, un cuatro abierto que abre muchísimos espacios dentro, y la estrella y jugador más revalorizado de este año, Alen Omic, el jugador que quizá haya provocado el descarte de Blazic y la continuidad de Planinic.

Una plantilla muy potente, que juega muy bien, y que será un auténtico escollo para Baskonia.

¿La clave? Como siempre, ser nosotros mismos. Si Baskonia juega a Baskonia y mantiene la mentalidad intacta, debería pasar. Además el factor cancha puede y debe ser fundamental. Eso si, concentración los 40 minutos y nada de confianzas…

¡¡¡Arranca el playoff!! ¡¡¡Viva el basket y Aupa Baskonia!!!

La importancia del partido par

La importancia del partido par

Me vais a permitir que modere la euforia… incluso que la aplaque… Si, ayer pasamos por encima del panathinaikos, incluso literalmente por encima, pero moderen las euforias…la historia del Baskonia se escribe en código de partido par, no de impar, y sin querer restar mérito a la victoria de ayer del Baskonia (que gran partido), me permitiréis cautela….

La estadística que publicaron ayer los medios dice que tenemos el 84% del pase en el bote… ya. Recuerdo, allá por 2001, al Baskonia venciendo el primer partido en el campo de la Kinder de Bolonia. Euforia… El segundo nos lo ganó la Kinder… recuerdo la liga de Herreros, aquella que el Baskonia empezó ganando 1-0… Euforia… El segundo nos lo ganó el Madrid. Recuerdo la semifinal de liga con el Estudiantes, aquella con Nocioni, Macijauskas y compañía.. Recuerdo empezar ganando 1-0… y recuerdo que el Estudiantes nos ganó el partido par.. y nos eliminó. Vayamos a la Euroliga…Recuerdo el cruce de Top-8 al mejor de 5 jugado frente al Barcelona para jugar la final four, y recuerdo haber ganado el primer partido… también recuerdo como empezamos ganando el primer partido a Maccabi para ir a la Final Four. Euforia. Perder el partido par. Depresión.

Vale, ya me he desahogado. Sin ninguna duda, es mejor empezar ganando 1-0 que perdiendo 1-0, no soy tan estúpido, pero siempre he creído que los partidos más importantes de una serie a cinco, aunque los grandes entendidos del mundo del basket me desmientan, son los partidos pares. Y lo creo firmemente, porque son los que te determinan la moral para viajar. No hay tiempo para pensar del primer al segundo partido, pero si hay tiempo para pensar en un viaje, en un cambio de ubicación, en un cambio de ciudad. Y cuando viajas, viajar con una victoria es diferente a viajar con una derrota, y así como el rendimiento del segundo partido no tiene porque influir con lo hecho en el primero, el del tercero está fuertemente influenciado por lo que has hecho en el segundo. Y arriba tenéis ejemplos a porrones, más muchos otros que no he puesto, pero que podría poner si hace falta…

20237_537x350Ayer fue un partido superlativo. El Baskonia está definitivamente fuerte, y lo está, precisamente, porque cada vez tiene menos puntos débiles. Sus señas de identidad, la agresividad defensiva, imprevisibilidad ofensiva, ritmo y acierto. A eso, se le sumó ayer un inusualmente productivo Planinic, y el acierto de Blazic. Cuando el Baskonia está así, que se quite de en medio el PAO, el Madrid, el Barça o el CSKA.

Pero no nos engañemos. Nos costará volver a ver a un PAO tan blando. Nos costará volver a ver a un PAO tan desacertado desde el perímetro. Nos costará volver a ver una dirección de juego tan mediocre como la que ayer dieron Calathes y Diamantidis. Nos costará…

Y ojo a Hanga. Me mojo sin saber lo que tiene, pero por lo que vi, intuyo algo más que un golpe, y ciertamente, creo que no podrá jugar el viernes (por dios que me equivoque, por dios que me equivoque, por dios que me equivoque..)

El viernes llega el partido par. El temido partido par. El maldito partido par. El partido que, si lo ganas, ahí si, cojo el comodín del 84%. Y el partido que si lo pierdes, hace olvidar a PAO la imagen que hoy tiene del Baskonia, y los lleva a Grecia con la moral por las nubes y el cuchillo, como diría Djordjevic, entre los dientes.

Por eso, mañana, es el día D. el partido más importante del año. El partido que puede valer una final four. No hemos hecho nada, no seamos tan pretenciosos como para pensar lo contrario…

¡Aupa Baskonia, y Aupa Hanga (cruzo dedos)!

Bienvenidos al infierno verde

Bienvenidos al infierno verde

El Panathinaikos sonríe. Le ha tocado la cenicienta de la Euroliga… Un equipo sin nombres, que lleva unos años out en Europa y ACB, y al que no respetan. Al menos eso vende la prensa griega, y quizá, algo de eso pudo pensar el equipo de Djordjevic al dejarse ir contra el Efes… Perfecto. Es exactamente ahí donde los queremos

Pues queridos amigos griegos… “Bienvenidos al infierno verde”. Un infierno que por definición era vuestro, pero que este miércoles y viernes, será sólo nuestro. El Baskonia necesita de todos… Desde los propios jugadores del equipo, a nosotros, a todos nosotros… Aficionados, Indar Baskonia… el Buesa tiene que ser ese recinto donde los sueños se convierten en realidad, y donde los árbitros tengan tanta presión que no puedan acordarse del dinero griego. Ese recinto donde, en Euroliga, esta temporada sólo un equipo ha slido vivo, precisamente su eterno rival.

¿Y que vamos a encontrarnos en el campo? Analicemos un poquito al PAO, veamos cuales son sus armas y donde pueden hacernos daño, y donde nos sufrirán… Eso si, no voy a analizar todo el rooster, sólo sus jugadores más peligrosos

Sus bases:

Diamantidis

Nick Calathes y Dimitris Diamantidis. Calathes es el jugador del PAO más utilizado por Obradovic. En plena decadencia de Diamantidis (puede ser su última temporada, o al menos así lo ha vendido), es Calathes quien lleva el peso de la dirección, dejándole la magia al mago. Para empezar, hay que decir que su pareja de bases es antagónica a la de Baskonia. Calathes y, sobre todo, Diamantidis, controlan el tempo del partido a la perfección. Ambos son anotadores, siendo previsible que anoten cerca de 20 puntos por partido entre ambos, pero sobre todo, manejan muy bien el partido. Si PAO coge ventaja, ellos tomarán el control y será muy difícil llegarles. Sus bases son su alma, su termómetro y su referente. Y por ello, es ahí donde podemos hacer daño. Si Adams y James son Adams y James, y se llevan el partido a la locura, ellos pueden sufrir mucho. Eso si, ambos son buenos defensores (Sobre todo Diamantidis), y Adams puede sufrir y perder algún balón de más.

Sus escoltas y aleros:

Williams

Sus jugadores más importantes son James Feldeine (viejo conocido de la ACB tras su paso por Fuenlabrada), Vladimir Jankovic y los recién fichados Marquez Haynes y Elliot Williams (que han cambiado la cara al PAO). También hablaré del intenso tres-cuatro James Gist.

Jankovic es un jugador “correcto” que mejora día a día. No comete errores, es muy sólido en defensa, y cuando está sólo, la mete. Puede hacer mucho daño desde su intensidad defensiva, ya que el brillo ofensivo no recae sobre él. Titular la mayoría de los partidos… Feldeine es la metralleta. Un jugador que arma el brazo muy rápido y que es un peligro constante… recoge la estela del icono Drew Nicholas, y jugando parecido, es el anotador más fiable que tienen. Marquez Haynes no es un jugador que tenga un gran peso específico en el equipo…aún, ya que se va adaptando día a día, pero puede ser un buen anotador saliendo desde el banquillo los días que Feldeine y Calathes no metan. Elliot Williams es la revelación para PAO. Su llegada ha impactado de forma brutal, cambiando todos los esquemas del equipo. Hoy, es su principal estrella y anotador. Hablamos de un trotamundos de la NBA, que ha pasado por muchas franquicias estando poco tiempo en cada una… hasta que finalmente, decide dar el salto a Europa e impacta de esta forma en Grecia. No es un tirador, pero si un anotador. Muy irregular al triple (aunque puede meter), sus virtudes pasan más por dentro de la línea de tres donde es capaz de meter en penetración o tiro rápido. Muy rápido y muy efectivo. Muy muy difícil de parar…

Objetivamente, su línea exterior es brutal. Pueden hacernos daño fácilmente, y ahora mismo sólo pienso en Fabien Causeur. Su presencia en el partido es absolutamente fundamental. También creo que Corbacho puede ser importante, porque su rotación es muy amplia, y nosotros, a cinco partidos, necesitaremos de minutos para todos, y corbacho puede hacer dos o tres tiros rápidos, así como defender a Elliot en momentos determinados.

He dejado al margen a Gist. No se si ponerlo de tres o de cuatro. No lo voy a descubrir ahora, porque es de sobra conocido, pero es quizá uno de los jugadores que más me preocupan. Gist tiene capacidad para anularnos a Hanga, ya que atléticamente es igual o superior a él. De hecho, es Hanga, pero con la experiencia de un jugador al máximo nivel durante muchos años. No nos hará demasiado daño de fuera (no suele), pero puede matarnos con su físico al contraataque, en penetración o al rebote. El duelo Hanga-Gist marcará parte de esta serie.

Sus pivots:

miroslav-radjulica-panathinaikos-efes-anandolu

Sus cuatro pivots más importantes son Miroslav Radjulica, Ognjen Kuzmic, Antonios Fotsis y Vince Hunter. Djordjevic juega con Kuzmic y Radjulica como jugamos nosotros con Planinic/Ili y Bou. Saca titular a Kuzmic, un bosnio de 2,14, con mayor capacidad ofensiva que nuestros Planinic/Ili, y quizá también con mayor capacidad reboteadora. Pero pese a ello, el peso de Kuzmic frente a los nuestros es similar, y no debería marcar diferencias.

Cuando el partido se ponga caliente, el peso caerá sobre Radjulica. ¡Ay Radjulica, cuantas veces ha estado en la agenda del Baskonia! Pero un jugador que elige irse a China en el mejor momento de su carrera, me dice muy poco… Bou-Radjulica, la gran guerra de esta serie… Sinceramente, por estado de forma y motivación, veo a Bou ganando este envite, pero no nos equivoquemos, lo va a pasar mal, y deberá dar un paso importante en defensa.

Fotsis es el cuatro perfecto para Bertans, sobre todo, porque ambos juegan igual, con la diferencia de que Bertans está en el mejor de sus momentos y Fotsis encara ya la cuesta debajo de su carrera. Fotsis ya sabemos lo que va a hacer. Amenazar desde el triple y poco más. Incluso Hanga podrá defenderlo por momentos y seguro que lo hará bien. No me preocupa y creo que nos viene hasta bien. Más dura puede ser la pelea entre Tillie y Hunter. El americano es joven, sin experiencia apenas en Europa o NBA, si bien ha sido una estrella en la liga de desarrollo americana. Un 3-4 incisivo, no muy anotador, al que Tillie debería someter.

Resumiendo, creo que por dentro somos superiores y más versátiles. Aunque la guerra Bou-Radjulica será la encargada de decantar esa balanza…

De todas formas, sólo hemos hablado de jugadores… Olvidamos que no juegan jugadores, que juegan equipos, y que, hasta la fecha, Peras ha hecho jugar mejor a nuestro Baskonia de lo que Djordjevic ha hecho jugar a PAO. Ellos vienen muy confiados en sacar al menos un partido. Yo creo que Baskonia puede ganar los dos encuentros de Vitoria, y que tiene capacidad para vencer a PAO a domicilio. Eso si, para lograrlo, hará falta de TODOS. Y me incluyo como una de las gargantas que está el miércoles y el jueves dándolo todo en el Buesa.

A por ellos Baskonia

Los pivots de aquel Taugres del 96 (tercera parte)

Los pivots de aquel Taugres del 96 (tercera parte)

Los pivots de aquel Baskonia estaban, a priori, condenados. ¿Inferiores? No, superinferiores, sobre el papel a los Garrett, Rentzias y compañía. ¿Por qué? Porque el jugador del Baskonia más valorado, más anotados y más reboteador, Kenny Green, estaba de baja por lesión. Eso dejaba al Baskonia con dos pivots y un jovenzuelo para ayudarles… Ramón Rivas y Miguel Angel Reyes, junto a Jorge Garbajosa. Una lucha sin igual…

garbajosa99Empecemos precisamente por Jorge… A Jorge lo vi crecer en Vitoria. Recuerdo verlo por primera vez en el Pabellón de Mendi, al poco de que llegase… Tenía dos piernas que parecían dos torres de Juego de tronos. Digamos que su físico al llegar no se parecía absolutamente nada al que lució en la final, ni siquiera al que lució años más tarde en Italia, Rusia, Toronto, Unicaja o Madrid. Pero Jorge tenía “algo”, un ángel en las manos, una calidad tremenda y una inteligencia para jugar al baloncesto fuera de toda duda. Jorge se encontró en su carrera dos trampolines inesperados siendo muy joven… La lesión de Kenny Green le dio minutos, y la lesión de Sherron Mills (que en paz descanse) le confirmó como pívot importante en el Baskonia. Lo aprovechó al 1000×1000. Luego él sería capaz de evolucionar hacia el pívot moderno, de la mano de Ettore Messina, que le enseñó a utilizar su tiro de tres para abrir espacios y ser uno de los mejores pivots europeos de la década. El curriculum de Jorge, analizando los equipos en los que ha jugado, y sobre todo, el rol que tenía en todos esos equipos, asusta. Hablamos sin duda de una gran estrella del baloncesto.  En aquella final tuvo su primera gran prueba de madurez (bueno, antes ya había jugado dos finales de campeonato de España junior, ganando una). Jugó fantástico, y fue el pulmón del equipo, dando la solidez al grupo que necesitó…

miguelangelreyesMiguel Ángel Reyes. No voy a engañaros… Nunca me gustó Reyes. Ya desde que era muy joven en categorías inferiores con el Forum de Valladolid y luego cuando Marcelo irrumpió en el universo ACB, se le comparaba con Nicola, yo los veía y decía… ¿En serio están comparando a Reyes con Marcelo? Reyes fue una estrella precoz, de esos jugadores que apuntan altísimo pero al final no llegan a donde apuntaban… Recuerdo que Reyes elevó su crispación con Marcelo en alguna jugada algo sucia con él (casi una agresión) cuando jugaba en Valladolid, lo cual hizo que le tuviese una gran ojeriza (al estilo Felipe – Scola)… Pero luego lo fichó el Baskonia, y entonces me propuse mirarle con otros ojos… Me costaba, pero lo intentaba… Reyes se vio de cuatro titular de repente por la lesión de Kenny y la imposibilidad de fichar en Europa, e hizo lo que pudo. Hay que reconocerle su entrega y lucha, siempre, pero sobre todo en aquel partido, aunque nadie acabe recordando su actuación ni de aquel día ni siquiera de su paso por Vitoria, el hizo mucho trabajo sucio necesario para poder ganar aquella final…

celticsY acabamos con el héroe de la noche. Uno de los grandes mitos del Baskonia, Don Ramón Rivas, un tío excepcional que tiene a la afición del Baskonia en el bolsillo con todo el merecimiento del mundo. La primera vez que vi a ramón fue en Madrid. Mi aita me llevó a ver a Larry Bird, el jefe o Danny Ainge a Madrid frente al Madrid de Petrovic. Aquel regalazo (que lo fue) lo completó bajando a la zona mixta de la mano de Walter Szczerbiak, donde pude admirar a mis ídolos a escasos centímetros de distancia. Por supuesto, yo sólo tenía ojos para el pájaro, para Don Larry Bird, pero tampoco se me pasó por alto la estampa de un enorme Ramón Rivas aquel día… Luego Ramón se convirtió en el primer fichaje mediático de la trayectoria de Josean Querejeta al frente del Baskonia, y pilar del proyecto en Vitoria.

Ramón siempre se comportó como un jugador franquicia. Tanto dentro de la cancha como fuera de ella. Siempre lo dio todo, siempre con responsabilidad, y siempre uniendo al grupo desde la parte humana también. Conectaba perfectamente con Pablo Laso, y su trabajo hacía brillar a los Arlaukas, Bannister, Kenny Green y compañía que los acompañaban… Ramón acostumbraba a hacer el trabajo oscuro y dejaba brillar al cuatro, y eso lo bordaba… Pero en estas, se plantó en el año 96, miró a su cuatro, y se encontró a Reyes… Y entonces decidió que esa noche no tenía que hacer brillar a nadie, que le tocaba a él, y ¡Vaya si le tocó!

También hay que ir unos días atrás en esta historia… Ramón estaba llamado a pegarse con Garrett, uno de los mejores pivots que jugaba en Europa aquel año (a pesar de ser muy joven entonces) y que luego haría una brillante carrera en la NBA. Pero a Garrett se le ocurrió abrir la boca, y días antes de la final, en una entrevista, soltó una frase para el recuerdo, que a la postre ayudaría a Ramón esa noche. Preguntado por su inminente duelo contra el puertorriqueño, Garrett soltó algo así como.. “¿Ramón Rivas? ¿Quién es Ramón Rivas? No lo conozco…” Amigo, ese día cavaste tu tumba. Ramón cogió aquella entrevista y se dijo… “Esta noche vas a conocer a tu padre”… Y lo conoció. Canastas (hasta 31 puntos), rebotes (hasta 14), bloqueos, asistencias, un acierto exagerado en el tiro libre y sobre todo, defensa. Dejó a Garrett completamente anulado y humillado. Si, ese día Garrett conoció a su padre. Peo no sólo se quedó ahí… Buscó a la estrella del Paok, y aunque jugase de escolta, también se fue a por él. Todos recordaremos la estampa de Ramón diciéndole a Prelevic quien manda en Vitoria.

ramonHace poco, Ramón hablaba de que aquel fue el partido de su vida. Lo fue, pero también fue el partido de la vida de todos los baskonistas. Y lo fue gracias a él… Mañana cantaremos todos el “dale Ramón”. Que menos…. Se lo merece…

Los aleros de aquel Taugres del 96 (segunda parte)

Los aleros de aquel Taugres del 96 (segunda parte)

Los escoltas y aleros de aquella final. Don Velimir Perasovic, Carlitos Cazorla, Iñaki Gómez y Marcelo Nicola. Antes de empezar, aviso… No voy a ser excesivamente objetivo. No voy a hablar de jugadores de baloncesto, porque eso lo conoce todo el mundo. Tengo el honor y el privilegio de poder considerar a los cuatro, amigos. Gente con un corazón que no les cabe en pecho. Hablaré de su condición de jugadores, pero antes de nada, quiero decir que los cuatro son gente maravillosa. Costará volver a reunir en un equipo a cuatro personas de este calibre…

igomez4_thumb Empezando por el más cercano, Iñaki, hablo de un tío como no he conocido otro… Llegó de Alicante, pasando frío (había que verlo entrenar con ropa por todas partes), siempre con una sonrisa amable en la cara, y siempre dispuesto a ayudar a quién se lo pidiese. Iñaki es una de las mejores personas que he conocido en Vitoria. Trabajador como nadie, llegó a la élite trabajando como un cabx´xx. Compartía puesto y casa con Ander Txintxurreta, otro de los grandes talentos de la época dorada de Alfredo Salazar. Se parecían poquito… Ander era un tanto “bala perdida”, mientras que Iñaki era un currela de aupa. Ander tenía mano y potencia innatas, Iñaki se trabajó tanto la mano como la potencia, hasta lograr equipararlas. Ander tuvo mala suerte con las lesiones… su rodilla no le dio tregua y acabó por abandonar el basket. Iñaki, en cambio, siguió trabajando y trabajando como un animal, y los resultados no tardaron en llegar. Manel vio en él a un buen escolta, capaz de anotar, defender y mantener la solidez del grupo, e Iñaki respondió a la perfección. Para la historia, muchos de sus triples y pentraciones, pero sobre todo, la primera final en Lausanne. No llegó a jugar en aquella final de Vitoria del 96, pero su corazón e influencia en el grupo, hicieron de aquel Baskonia un equipo mejor…

Peras. ¿Qué voy yo a decir de Peras, cuando todo el mundo sabe que ha sido mi ídolo desde que tengo razón de ser? Quién me conoce y me sigue en Internet, sabe que he firmado en los foros y redes siempre como “Velimir”. Peras siempre fue un espejo para mí, tanto por su forma de jugar, como por su forma de enfocar el deporte. Su profesionalidad, entrega y cercanía eran y son ejemplares. Cuando llegó a Vitoria, ya lo había ganado todo con la Jugoplastica. No tenía nada que enseñar ni demostrar. Pero a pesar de todo, se dejó el alma en Vitoria. En aquella final,  Peras llegó tocado. Tan tocado que fue duda hasta el final, aunque todos sabíamos que tenían que cortarle una mano para que no jugase aquel partido. Tenía enfrente a Prelevic, otro de esos jugadores tocados por la varita mágica, pero eso no le asustó… Le costó entrar al partido, pero cuando lo hizo, fue demoledor, y el despegue final del partido llevó su nombre. Peras encarnó aquel titulo… se puso la ikurriña en la espalda y dejó que la afición lo levantase. Peras fue la gran imagen de aquella noche, porque todos queríamos que lo fuese…

carlos-cazorla

Carlitos Cazorla. A Carlos le conocí algo más tarde que al resto… era unos años más joven que yo, y realmente, yo tenía más relación con su hermano Juanpe. Pero cuando tuve la ocasión de conocerle, me demostró que su humildad y amabilidad eran tan reales como aparentaban. Carlos es un jugador que se hizo a sí mismo. Un auténtico portento físico con capacidad para hacer cualquier cosa. Recuerdo el campeonato junior que ganó a las órdenes de Álvaro Bilbao en Pinto… En aquel equipo había buenos jugadores como Javi Del Carmen o Jorge Garbajosa, pero él era la estrella. También lo fue el año anterior en Segovia, o como integrante de la selección española de su edad en Tel Aviv. Carlos, en la edad junior era un anotador implacable. Pero fue lo suficientemente listo como para asumir que para hacerse un hueco en ACB, debía hacerlo defendiendo… Algo parecido le ocurrió a Isma Santos años antes en el Madrid… Luego, con el poso y la tranquilidad de los minutos, puso sobre la mesa su capacidad anotadora,, y eso le sirvió para hacer una gran carrera en equipos de alto nivel como el Baskonia, el Caja San Fernando o el Lucentum Alicante. Carlos justo arrancaba en aquella final del 96, su peso era residual, pese a que se encargó de Prelevic a cinco minutos del final, pero su estampa y su sonrisa quedan para el recuerdo…

Acabo con Marcelo Nicola. Seguro, el mejor jugador con el que he compartido entrenamientos y banquillo (él jugando y yo en el banquillo, por supuesto). Marcelo era talento puro, por los cuatro costados. Uno le veía jugar y era consciente de que iba a llegar tan lejos como él quisiese. Era capaz de botar como Curry, de pasar como Pablo Prigioni, tirar como Peras, postear como Scola o correr el campo como Travis Hansen. Marcelo podía hacerlo ABSOLUTAMENTE TODO SOBRE LA CANCHA. Me río y me sigo riendo de la gente que dice que Marcelo podía haber llegado más lejos de lo que llegó… Se olvidan de que Marcelo jugó en el Baskonia, en el Barça, en el PAO, en la Bennetton o en el Montepaschi Siena. Lo hizo todo y todo bien. Pero además, Marcelo es un tío cojonudo. Muy amigo de sus amigos, humilde y buena persona. Una de esas personas que te hace sentir orgulloso de haberlo conocido.

Aquella noche del 12 de marzo del 96 fue su noche. Empezó un tanto dubitativo, y no era para menos, el tres rival era un tal Stojakovic…casi nada al aparato… pero un cambio, una charla con Manel para el recuerdo (¿¿Qué demonios le diría en el banquillo agarrándole la cara por las orejas??) y de repente…. BOOOM, literal. Marcelo explota, la hunde a dos manos desde el tiro libre, y desde ese momento, emerge un nuevo Marcelo Nicola, el Marcelo estrella que esperabamos todos y que sabíamos que iba a aparecer, y cambia el partido. Se come al greco-yugoslavo Stojakovic (Kinis), y levanta la copa “Puchar” en una imagen para el recuerdo. Su noche… La noche que compartió con Ramón Rivas.

Lo siento, se que no ha sido un artículo de baloncesto puro, sino más bien una descarga de sentimientos… pero no puede ser de otra forma. Los cuatro aleros de aquella noche, para mi, no son aleros, son amigos… los cuatro. Y no sabéis el orgullo que me produce poder escribir esto.

Para mañana dejaré a los pivots…

CONTINUARÁ