Los pivots de aquel Taugres del 96 (tercera parte)

Los pivots de aquel Taugres del 96 (tercera parte)

Los pivots de aquel Baskonia estaban, a priori, condenados. ¿Inferiores? No, superinferiores, sobre el papel a los Garrett, Rentzias y compañía. ¿Por qué? Porque el jugador del Baskonia más valorado, más anotados y más reboteador, Kenny Green, estaba de baja por lesión. Eso dejaba al Baskonia con dos pivots y un jovenzuelo para ayudarles… Ramón Rivas y Miguel Angel Reyes, junto a Jorge Garbajosa. Una lucha sin igual…

garbajosa99Empecemos precisamente por Jorge… A Jorge lo vi crecer en Vitoria. Recuerdo verlo por primera vez en el Pabellón de Mendi, al poco de que llegase… Tenía dos piernas que parecían dos torres de Juego de tronos. Digamos que su físico al llegar no se parecía absolutamente nada al que lució en la final, ni siquiera al que lució años más tarde en Italia, Rusia, Toronto, Unicaja o Madrid. Pero Jorge tenía “algo”, un ángel en las manos, una calidad tremenda y una inteligencia para jugar al baloncesto fuera de toda duda. Jorge se encontró en su carrera dos trampolines inesperados siendo muy joven… La lesión de Kenny Green le dio minutos, y la lesión de Sherron Mills (que en paz descanse) le confirmó como pívot importante en el Baskonia. Lo aprovechó al 1000×1000. Luego él sería capaz de evolucionar hacia el pívot moderno, de la mano de Ettore Messina, que le enseñó a utilizar su tiro de tres para abrir espacios y ser uno de los mejores pivots europeos de la década. El curriculum de Jorge, analizando los equipos en los que ha jugado, y sobre todo, el rol que tenía en todos esos equipos, asusta. Hablamos sin duda de una gran estrella del baloncesto.  En aquella final tuvo su primera gran prueba de madurez (bueno, antes ya había jugado dos finales de campeonato de España junior, ganando una). Jugó fantástico, y fue el pulmón del equipo, dando la solidez al grupo que necesitó…

miguelangelreyesMiguel Ángel Reyes. No voy a engañaros… Nunca me gustó Reyes. Ya desde que era muy joven en categorías inferiores con el Forum de Valladolid y luego cuando Marcelo irrumpió en el universo ACB, se le comparaba con Nicola, yo los veía y decía… ¿En serio están comparando a Reyes con Marcelo? Reyes fue una estrella precoz, de esos jugadores que apuntan altísimo pero al final no llegan a donde apuntaban… Recuerdo que Reyes elevó su crispación con Marcelo en alguna jugada algo sucia con él (casi una agresión) cuando jugaba en Valladolid, lo cual hizo que le tuviese una gran ojeriza (al estilo Felipe – Scola)… Pero luego lo fichó el Baskonia, y entonces me propuse mirarle con otros ojos… Me costaba, pero lo intentaba… Reyes se vio de cuatro titular de repente por la lesión de Kenny y la imposibilidad de fichar en Europa, e hizo lo que pudo. Hay que reconocerle su entrega y lucha, siempre, pero sobre todo en aquel partido, aunque nadie acabe recordando su actuación ni de aquel día ni siquiera de su paso por Vitoria, el hizo mucho trabajo sucio necesario para poder ganar aquella final…

celticsY acabamos con el héroe de la noche. Uno de los grandes mitos del Baskonia, Don Ramón Rivas, un tío excepcional que tiene a la afición del Baskonia en el bolsillo con todo el merecimiento del mundo. La primera vez que vi a ramón fue en Madrid. Mi aita me llevó a ver a Larry Bird, el jefe o Danny Ainge a Madrid frente al Madrid de Petrovic. Aquel regalazo (que lo fue) lo completó bajando a la zona mixta de la mano de Walter Szczerbiak, donde pude admirar a mis ídolos a escasos centímetros de distancia. Por supuesto, yo sólo tenía ojos para el pájaro, para Don Larry Bird, pero tampoco se me pasó por alto la estampa de un enorme Ramón Rivas aquel día… Luego Ramón se convirtió en el primer fichaje mediático de la trayectoria de Josean Querejeta al frente del Baskonia, y pilar del proyecto en Vitoria.

Ramón siempre se comportó como un jugador franquicia. Tanto dentro de la cancha como fuera de ella. Siempre lo dio todo, siempre con responsabilidad, y siempre uniendo al grupo desde la parte humana también. Conectaba perfectamente con Pablo Laso, y su trabajo hacía brillar a los Arlaukas, Bannister, Kenny Green y compañía que los acompañaban… Ramón acostumbraba a hacer el trabajo oscuro y dejaba brillar al cuatro, y eso lo bordaba… Pero en estas, se plantó en el año 96, miró a su cuatro, y se encontró a Reyes… Y entonces decidió que esa noche no tenía que hacer brillar a nadie, que le tocaba a él, y ¡Vaya si le tocó!

También hay que ir unos días atrás en esta historia… Ramón estaba llamado a pegarse con Garrett, uno de los mejores pivots que jugaba en Europa aquel año (a pesar de ser muy joven entonces) y que luego haría una brillante carrera en la NBA. Pero a Garrett se le ocurrió abrir la boca, y días antes de la final, en una entrevista, soltó una frase para el recuerdo, que a la postre ayudaría a Ramón esa noche. Preguntado por su inminente duelo contra el puertorriqueño, Garrett soltó algo así como.. “¿Ramón Rivas? ¿Quién es Ramón Rivas? No lo conozco…” Amigo, ese día cavaste tu tumba. Ramón cogió aquella entrevista y se dijo… “Esta noche vas a conocer a tu padre”… Y lo conoció. Canastas (hasta 31 puntos), rebotes (hasta 14), bloqueos, asistencias, un acierto exagerado en el tiro libre y sobre todo, defensa. Dejó a Garrett completamente anulado y humillado. Si, ese día Garrett conoció a su padre. Peo no sólo se quedó ahí… Buscó a la estrella del Paok, y aunque jugase de escolta, también se fue a por él. Todos recordaremos la estampa de Ramón diciéndole a Prelevic quien manda en Vitoria.

ramonHace poco, Ramón hablaba de que aquel fue el partido de su vida. Lo fue, pero también fue el partido de la vida de todos los baskonistas. Y lo fue gracias a él… Mañana cantaremos todos el “dale Ramón”. Que menos…. Se lo merece…

Los aleros de aquel Taugres del 96 (segunda parte)

Los aleros de aquel Taugres del 96 (segunda parte)

Los escoltas y aleros de aquella final. Don Velimir Perasovic, Carlitos Cazorla, Iñaki Gómez y Marcelo Nicola. Antes de empezar, aviso… No voy a ser excesivamente objetivo. No voy a hablar de jugadores de baloncesto, porque eso lo conoce todo el mundo. Tengo el honor y el privilegio de poder considerar a los cuatro, amigos. Gente con un corazón que no les cabe en pecho. Hablaré de su condición de jugadores, pero antes de nada, quiero decir que los cuatro son gente maravillosa. Costará volver a reunir en un equipo a cuatro personas de este calibre…

igomez4_thumb Empezando por el más cercano, Iñaki, hablo de un tío como no he conocido otro… Llegó de Alicante, pasando frío (había que verlo entrenar con ropa por todas partes), siempre con una sonrisa amable en la cara, y siempre dispuesto a ayudar a quién se lo pidiese. Iñaki es una de las mejores personas que he conocido en Vitoria. Trabajador como nadie, llegó a la élite trabajando como un cabx´xx. Compartía puesto y casa con Ander Txintxurreta, otro de los grandes talentos de la época dorada de Alfredo Salazar. Se parecían poquito… Ander era un tanto “bala perdida”, mientras que Iñaki era un currela de aupa. Ander tenía mano y potencia innatas, Iñaki se trabajó tanto la mano como la potencia, hasta lograr equipararlas. Ander tuvo mala suerte con las lesiones… su rodilla no le dio tregua y acabó por abandonar el basket. Iñaki, en cambio, siguió trabajando y trabajando como un animal, y los resultados no tardaron en llegar. Manel vio en él a un buen escolta, capaz de anotar, defender y mantener la solidez del grupo, e Iñaki respondió a la perfección. Para la historia, muchos de sus triples y pentraciones, pero sobre todo, la primera final en Lausanne. No llegó a jugar en aquella final de Vitoria del 96, pero su corazón e influencia en el grupo, hicieron de aquel Baskonia un equipo mejor…

Peras. ¿Qué voy yo a decir de Peras, cuando todo el mundo sabe que ha sido mi ídolo desde que tengo razón de ser? Quién me conoce y me sigue en Internet, sabe que he firmado en los foros y redes siempre como “Velimir”. Peras siempre fue un espejo para mí, tanto por su forma de jugar, como por su forma de enfocar el deporte. Su profesionalidad, entrega y cercanía eran y son ejemplares. Cuando llegó a Vitoria, ya lo había ganado todo con la Jugoplastica. No tenía nada que enseñar ni demostrar. Pero a pesar de todo, se dejó el alma en Vitoria. En aquella final,  Peras llegó tocado. Tan tocado que fue duda hasta el final, aunque todos sabíamos que tenían que cortarle una mano para que no jugase aquel partido. Tenía enfrente a Prelevic, otro de esos jugadores tocados por la varita mágica, pero eso no le asustó… Le costó entrar al partido, pero cuando lo hizo, fue demoledor, y el despegue final del partido llevó su nombre. Peras encarnó aquel titulo… se puso la ikurriña en la espalda y dejó que la afición lo levantase. Peras fue la gran imagen de aquella noche, porque todos queríamos que lo fuese…

carlos-cazorla

Carlitos Cazorla. A Carlos le conocí algo más tarde que al resto… era unos años más joven que yo, y realmente, yo tenía más relación con su hermano Juanpe. Pero cuando tuve la ocasión de conocerle, me demostró que su humildad y amabilidad eran tan reales como aparentaban. Carlos es un jugador que se hizo a sí mismo. Un auténtico portento físico con capacidad para hacer cualquier cosa. Recuerdo el campeonato junior que ganó a las órdenes de Álvaro Bilbao en Pinto… En aquel equipo había buenos jugadores como Javi Del Carmen o Jorge Garbajosa, pero él era la estrella. También lo fue el año anterior en Segovia, o como integrante de la selección española de su edad en Tel Aviv. Carlos, en la edad junior era un anotador implacable. Pero fue lo suficientemente listo como para asumir que para hacerse un hueco en ACB, debía hacerlo defendiendo… Algo parecido le ocurrió a Isma Santos años antes en el Madrid… Luego, con el poso y la tranquilidad de los minutos, puso sobre la mesa su capacidad anotadora,, y eso le sirvió para hacer una gran carrera en equipos de alto nivel como el Baskonia, el Caja San Fernando o el Lucentum Alicante. Carlos justo arrancaba en aquella final del 96, su peso era residual, pese a que se encargó de Prelevic a cinco minutos del final, pero su estampa y su sonrisa quedan para el recuerdo…

Acabo con Marcelo Nicola. Seguro, el mejor jugador con el que he compartido entrenamientos y banquillo (él jugando y yo en el banquillo, por supuesto). Marcelo era talento puro, por los cuatro costados. Uno le veía jugar y era consciente de que iba a llegar tan lejos como él quisiese. Era capaz de botar como Curry, de pasar como Pablo Prigioni, tirar como Peras, postear como Scola o correr el campo como Travis Hansen. Marcelo podía hacerlo ABSOLUTAMENTE TODO SOBRE LA CANCHA. Me río y me sigo riendo de la gente que dice que Marcelo podía haber llegado más lejos de lo que llegó… Se olvidan de que Marcelo jugó en el Baskonia, en el Barça, en el PAO, en la Bennetton o en el Montepaschi Siena. Lo hizo todo y todo bien. Pero además, Marcelo es un tío cojonudo. Muy amigo de sus amigos, humilde y buena persona. Una de esas personas que te hace sentir orgulloso de haberlo conocido.

Aquella noche del 12 de marzo del 96 fue su noche. Empezó un tanto dubitativo, y no era para menos, el tres rival era un tal Stojakovic…casi nada al aparato… pero un cambio, una charla con Manel para el recuerdo (¿¿Qué demonios le diría en el banquillo agarrándole la cara por las orejas??) y de repente…. BOOOM, literal. Marcelo explota, la hunde a dos manos desde el tiro libre, y desde ese momento, emerge un nuevo Marcelo Nicola, el Marcelo estrella que esperabamos todos y que sabíamos que iba a aparecer, y cambia el partido. Se come al greco-yugoslavo Stojakovic (Kinis), y levanta la copa “Puchar” en una imagen para el recuerdo. Su noche… La noche que compartió con Ramón Rivas.

Lo siento, se que no ha sido un artículo de baloncesto puro, sino más bien una descarga de sentimientos… pero no puede ser de otra forma. Los cuatro aleros de aquella noche, para mi, no son aleros, son amigos… los cuatro. Y no sabéis el orgullo que me produce poder escribir esto.

Para mañana dejaré a los pivots…

CONTINUARÁ

Los bases de aquel Taugres del 96 (Primera parte)

Los bases de aquel Taugres del 96 (Primera parte)

El homenaje que va a hacer el Baskonia a los héroes del 96, me desata unos recuerdos imborrables. Se unen muchas cosas, incluida la amistad con muchos de los que jugaban aquel partido, lo que hizo que aquello fuese algo único… Por ello, me he permitido hacer memoria e intentar reflejar mi visión de aquel año y de aquel momento en especial. Son tantos recuerdos, que un solo artículo no me llega… Por ello hoy empezaré hablando de los bases de aquel equipo, del “Chato” Millera, de Juan Pedro Cazorla y de Ferrán Lopez.

david sala tau

Remontémonos en el tiempo para recordar esta historia… Porque esta historia, nace de otro nombre propio, David Sala. David llegó a Vitoria siendo un crío y se enroló en las categorías inferiores del club. Uno de tantos aciertos de los que tuvo Alfredo Salazar en su época dorada, esa época en la que a los jóvenes no se les conocía (no existían Minicopas ni similares) y acertar era realmente difícil. Pues bien, David llegó y se enroló en el equipo junior “de oro”, aquel que fue campeón de España años más tarde. Al principio ni siquiera era el mejor base de aquel equipo. Oscar Sesar, uno de los mayores talentos que recuerdo ver jugar era un base que , literalmente, se lo comía. Oscar era capaz de anotar y pasar con una facilidad asombrosa, y David luchaba a diario contra el. El destino tanto de uno como de otro hizo que fuese David quien finalmente asomase más el hocico (Oscar llegó a tener ofertas ACB, pero las declinó). David era un base puramente anotador. Con una capacidad de meter asombrosa, tanto desde fuera como en penetración. Fue uno de los líderes de aquel junior (en un equipo con Iñaki Gómez, Marcelo Nicola, Ander Txintxurreta o Walter Guiñazu) y artífice de aquel oro frente al Madrid de Isma Santos.

De Vitoria emigró a León, junto a Jorge García, también integrante de aquel gran Baskonia, lo que le sirvió como trampolín (efímero) a la élite. En León, David jugó fantástico, tanto que le sirvió para llegar a ser internacional absoluto con la Selección española. Tal fue su impacto, que Alfredo lo eligió para sustituir la marcha de nada más y nada menos Pablo Laso, que dejó al equipo para ir a Madrid.

David llegó con toda la presión sobre sus hombros, a un equipo exigente y con el claro objetivo de luchar por la Copa ACB y la Copa de Europa. Y le pudo la presión… pasó por problemas graves y atravesó una depresión, problemas que Manel Comas agravó, con, en mi opinión, una falta de sensibilidad importante con él. El tema en vez de solucionarse, se fue agravando poco a poco, hasta llegar a un punto de ruptura total, con denuncias por mobbing y ataques por las dos partes. Una pena. Conocí a David y era un buen tío. Situaciones que se enquistan y nadie resuelve…

Pero el caso es que el Baskonia perdió a su apuesta principal para el puesto de base de ese año. El equipo se quedó con Ferrán lopez de base titular, y Juan Pedro Cazorla de base suplente. “JuanPe” ya había dado muestras de madurez importantes en el equipo… De hecho, los buenos aficionados al Baskonia nunca olvidaremos su memorable actuación en el tercer partido de la semifinal de copa de Europa que protagonizó en Cholet contra aquél equipazo de Antoine Rigaudeu, el día en que pablo laso cometió su cuarta falta personal (técnica incluida) en la primera parte, y el equipo cayó en sus manos. No soy objetivo… Conozco a Juan Pedro y lo considero uno de los mejores bases con los que he tenido la oportunidad y el placer de jugar. Tan buen tío como jugador, todos sabíamos que no defraudaría en absoluto…

Juen pedro

Pero el club no consideró suficiente la pareja formada por Ferrán y Juan Pedro, y apostó por sustituir a David con un tal Jordi Millera. ¿Millera? Ahora todo el mundo asocia a este jugador con aquel gran título, pero cuando llegó a Vitoria todos pusimos esa cara… ¿Millera? ¿De donde viene este tío con esa nariz? Pues bien, Millera era una joven promesa que creció en el Granollers, pero que tuvo que salir a la segunda categoría del basket nacional para salir adelante. Tras pasar por Salamanca y Zamora, llega a Vitoria para sustituir a David, con ninguna referencia, salvo el aval del propio Manel, que lo conocía de su etapa en Granollers

El “Chato” (apodo cariñoso que hace referencia a su nariz), no tardó en hacerse un hueco en el corazón de la afición del Baskonia. ¿A base de que? A base de ese llamado “carácter Baskonia”, o dicho de otra forma, a base de dejarse la piel, la sangre, el sudor y hasta la vida en el campo por el equipo. Infatigable era la “mosca coj…” del base rival. No defendía, asfixiaba, y sin ser una grandioso anotador, era capaz de meter. Millera se quedaría cuatro años en Vitoria, pero esos cuatro años le valieron un hueco en el corazón del Baskonia…

Y llegó el gran partido, el partido de los valientes, la final… ¿Cómo se comportaron todos ellos? Pues como lo que son, como unos campeones. Pero el principal recuerdo que me queda de los bases, fue precisamente el del “Chato” Millera. Recuerdo su triple antes del descanso, recuerdo su defensa y contraataque en el despegue en el marcador. Ese día Vitoria se enamoró de él.

Los otros dos bases también continuaron su andadura… Juan Pedro emigró al Barcelona con Ramón Rivas y Manel Comas, y Ferrán tuvo una larga trayectoria posterior, incluida una segunda etapa en Vitoria. Actualmente ambos triunfan en los despachos. Ferrán dirige deportivamente al Fuenla, y Juan Pedro hace lo propio en Vitoria

Seguiremos con los aleros y escoltas….

CONTINUARÁ

4 claves para un título

4 claves para un título

Llega la copa del Rey, y llega con el Baskonia luciendo una sonrisa de oreja a oreja. La sonrisa es fruto del trabajo, del esfuerzo de un grupo por superarse y ser competitivo, pero… ¿Cuales son las claves de este Baskonia que hacen que muchos lo cataloguen de favorito a llevarse el título? Intentamos resumir en cuatro claves el momento actual del Baskonia de cara a la Copa. Y no, no incluiré en estas tres claves dos nombres propios. Y no porque no sean claves, que lo son, sino porque estas dos claves, las podéis leer en cualquier sitio…

No incluiré a Bourusis. Y no lo incluiré, porque si el Baskonia gana la Copa, el MVP será él. No necesito ni ver los partidos. Sé que hará dobles figuras en puntos y rebotes, que probablemente será el máximo asistente del equipo y sé que recibirá los balones más importantes en los momentos duros. Además sin ninguna duda. Tampoco incluiré a Bertans… No lo incluiré, porque es evidente que es uno de los talentos más importantes de Europa, y ya ha demostrado que está en forma. Si Bertans quiere un buen escaparate para demostrar que ha vuelto y que puede ser una estrella en la NBA, aquí la tiene!

Baskonia-Copa

Sentadas las bases, voy a hablar de las cuatro claves que considero fundamentales para que Baskonia se lleve esta Copa del Rey:

 

  1. Ritmo. No se si es el factor más importante, pero desde luego es fundamental. El Baskonia ha encontrado en Adams y James probablemente la pareja de bases más solventes de la liga. Acepto todas las críticas que se me quieran hacer a la falta de pausa, a la falta de pase, a la falta reselección de tiro y a todas las faltas que se les quiera colgar a esta excelente pareja, pero sus virtudes sobrepasan sus defectos, y en conjunto, los bases baskonistas han dado muchísimas más alegrías que tristezas al equipo este año. Gasolina para apagar el fuego, esto funciona gracias a que le resto del grupo les sigue, en especial Hanga, Blazic y Causeur. Además, la incursión de Bertans ha sido un nuevo punto de gasolina. Si el Baskonia coge velocidad de crucero, no hay equipo en Europa que le siga.
  1. Defensa. El Baskonia se ha convertido en el Olympiakos de la ACB. Su defensa, bordeando el oscuro límite de la falta, su capacidad intimidatorio bajo los aros, con Ilimane y Hanga como estiletes, su atención a la línea de pase, con Blazic y Causeur haciendo sangre, su presión a la subida de balón desde la línea de fondo y su dureza y contundencia en la defensa al 1×1 interior es francamente admirable. Sello Velimir Perasovic. Y esto no depende de que la pelota entre o no. Esto sólo depende de la actitud del grupo, y en una Copa, la va a mostrar. Jugar contra el Baskonia volverá a ser un calvario para quien ose ponerse delante.
  1. Acierto. El Baskonia, como todos, depende mucho de su porcentaje de acierto exterior para superar sus partidos. El baloncesto es un juego de precisión, y la lectura de los partidos así como la confianza para la defensa a veces es cuestión de milímetros. En este sentido, vimos como el día de Murcia la pelota no entraba, y desde ese momento, todo lo demás se pone en jaque. Otros Baskonias cavarían su tumba por la falta de acierto. Este tiene otras armas, y es capaz de montar su defensa sin acierto, por lo que es posible que ante Obradoiro, independientemente de que se acierte o no, el partido sea competido en todo momento. Eso si, para intentar asaltar la Copa, hará falta acierto. Sin él, podemos despedirnos de la gloria. Nuevamente el factor Bertans irrumpe en esta ecuación como un elefante en una cacharrería. No sólo incrementa la amenaza y el acierto desde la línea de tres, sino que condiciona completamente las defensas del equipo rival.
  1. La baja de Toko. La diferencia entre jugar con Bertans de 4 o con Toko, es el consumo de balón. Jugando con Bertans, el Baskonia fluye… Bertans no echa el balón al suelo. Recibe y tira/pasa y busca el lado contrario. El único jugador que retiene dentro será Bou, jugando de base al poste bajo. El equipo con Bertans es más rápido e imprevisible. ¿Por qué echamos de menos entonces a Toko? Porque es el jugador clave para jugar un partido “incómodo” para el equipo. Toko es el único jugador del equipo, aparte de Bou, con capacidad para anotar al poste bajo. No hay más. Tampoco hay jugadores con la verticalidad de Toko desde el poste alto. Si el Baskonia fluye, no lo echaremos de menos… Pero si Madrid, Valencia o Barça nos llevan al barro, a un partido sin ritmo ni acierto, nos acordaremos de Toko y nos acordaremos muchísimo. ¡Esperemos que no ocurra!

 

Como se suele decir… ¡¡¡Que arranque esto ya, por favor!!! ¡¡Aupa Baskonia!!

Carta del Blog a los Reyes Magos

Carta del Blog a los Reyes Magos

Soy el blog “Bajo la cúpula”, un niño que aún no tiene un año de edad, que nació el año pasado con mucha ilusión y que se está haciendo mayor muy rápido…Perdonad que os moleste, ya se que estaréis cansados, es normal… el viaje desde Oriente, la recepción a los niños, la cabalgata… y para colmo, esta noche deberéis pasarla de casa en casa repartiendo regalos, con cuidado para que los vecinos no os oigan y bebiéndoos todos los vinos, pacharanes y chupitos que los niños, con gran ilusión, os dejarán para tomar fuerzas (yo al quinto ya me tendría que ir a dormir).

En fin, que llego tarde, pero llego, y como se que sois magos y que os llegan todas las cartas, las eche en el buzón que lo eche, y a la hora que sea, voy con mi carta. En esta mi primera carta, sólo os voy a pedir cuatro regalos. Espero que me los podáis traer…Bou1. Bourusis. Si, ya se que esto que te estoy pidiendo ya lo tengo, pero lo que quiero es retenerlo. Melchor, no tengo ni idea de que tipo de contrato tiene, pero nos dijeron que firmó por un año, y está haciendo una campaña de un calibre tan alto, que tengo miedo a que en enero se lo lleven, o sino, que no tengamos ni dinero ni capacidad de retenerlo a final de año. No quiero que Bourusis sea una estrella fugaz que pasó por Vitoria. Quiero que Bourusis sea el pívot dominante que marcó una época en Vitoria y que devolvió a la afición el hambre, el carácter, y quizá los títulos. Así que, queridos Reyes Magos, os pido a Bourusis. Para mucho tiempo.

2. Pabellón. Estuve en el campo el domingo…. ¡Bfff! ¡Los pelos como escarpias Melchor! Cuando el Madrid atacaba, no podía hablar ni con mi hijo que lo tenía a 20 cm… Cuando Mike James mató el partido con una canasta a tabla, se me ocurrió mirar a la grada en vez de al parquet…¡Que espectáculo! Que bonito es ver el Buesa lleno hasta arriba, vibrando, gritando, animando… Te pido eso Melchor, te pido cuatro o cinco llenos más para el año que viene. Se que no estaremos llenos en los partidos “normales”, creo que nadie en Vitoria lo pretende, pero… ¿Por qué no otros llenos en el Top-16? ¿Por qué no un hipotético Top-8? ¿Por qué no unas semis ACB?

buesa-lleno--647x3003. Copa del Rey. La Copa del Rey es el torneo que puso al Baskonia en órbita cuando despegaba, y me gustaría que fuese el ascensor que necesitamos coger de nuevo. El Baskonia jugó la Recopa Europea gracias a sus clasificaciones en la Copa del Rey, ganó sus primero títulos en España en esa competición y aseguró los puntos que daban acceso a los trienios gracias a sus títulos coperos. La Copa del Rey, la afición del Baskonia y su capitán levantando el título es una comunión que hemos perdido desde que Pete Mickeal pusiese un tapón a Berni y le diese la última al Baskonia. El Baskonia hace tiempo que, o no está, o no pasa de cuartos….Este año llegamos como cabezas de serie, con una ola de resultados y optimismo muy altas… Melchor, anda, estiraté y danos una alegría… Déjanos levantar esa copa una vez más…

4. Gasolina. Un último regalo Melchor. Por favor, Gasolina. Esto va bien, pero… ¿Aguantará Bourusis a este nivel toda la temporada? ¿Aguantará Causeur? ¿Aguantará Hanga toda la carga de minutos al nivel físico con el que está jugando? ¿Aguantará el grupo el nivel de presión de Peras? ¿Aguantará tanto el grupo como el propio club el momento de bajón que se pueda producir (que se producirá, seguro)? Te pido gasolina Melchor… Gasolina de alto octanaje para el equipo, para los jugadores más veteranos como Bou o Causeur y para todo el equipo en general…

Prometo ser bueno Melchor, prometo portarme bien, albergar contenidos de calidad y actualizarme de forma periódica… Yo cumpliré mi parte, lo prometo… Ahora, por favor, haz tu magia, y deja estos cuatro regalos bajo el árbol… Nuestro chupito de pacharán te está esperando.

¡Gracias Melchor!

Juego de tronos

Juego de tronos

Como en la mítica saga de libros (ahora reconvertida a serie), estamos asistiendo a una cruenta guerra por sentarse en “el trono de hierro”, es decir, por decidir quién mantiene la hegemonía del basket europeo. Un trono, en el que no caben los dos, o al menos, no caben los dos con mando. Pero ojo, al igual que en la saga de libros, hay un bando que lucha con espadas, y otro que lucha con dragones. Es decir, no existe un equilibrio de fuerzas.

Para entender mejor el problema, entendamos antes los proyectos:

Euroliga tiene un proyecto elitista, con entidad propia y que busca el rendimiento económico de sus socios por encima de todo. Como la NBA. No se trata de una liga de campeones, de hecho, nunca se ha tratado de eso. Ni ahora ni nunca. Desde que se arrancó con los trienios, que acabaron desembocando en las licencias, Euroliga busca mercados fuertes y asentados, con potencial económico y social para crear una liga en la que sus equipos compitan de una forma paralela e independiente a las ligas domésticas. Interesan equipos con repercusión en el campo, con visibilidad en la televisión y con sponsores y presupuestos interesantes. Que sean campeones o no de sus ligas es completamente secundario.

Se habla, intencionadamente, de una liga cerrada cada vez que hablamos de Euroliga, pero no es verdad. No se trata de una liga cerrada, ya que 5 equipos llegaran a ella cada año mediante méritos deportivos (ya podría la liga ACB dejar acceder a al menos un equipo por año). Otra cosa es que el embudo para la liga española se hace grande… Para un equipo de la liga ACB diferente a Baskonia, Madrid o Unicaja el acceso se abre exclusivamente a través de la Eurocup o la liguilla de acceso.

FIBA, en principio tiene una vocación diferente. En principio busca una liga de campeones (es decir, una liga donde compitan los campeones de las ligas domésticas), y se acabe proclamando al campeón de campeones. En principio… repito y recalco, en principio. Y lo repito y recalco, porque la propuesta que hizo pública era tan elitista como la de Euroliga. No olvidemos que planteaba una liga con 16 equipos en los que 8 de ellos llegaban con licencia. Todo un tanto contradictorio… A esto además hay que sumar que ha basado su contraataque a Euroliga con Unicaja y Panathinaikos como estiletes (¿licencias?). y que de momento, Panathinaikos ya le ha puesto los cuernos y ha firmado con la Euroliga. Es decir, el proyecto FIBA es un gran desconocido. Aunque parece que pueda sumarse a la corriente de crítica que sobre todo desde la ACB se está creando en Europa a la restricción de acceso.

Expuestos con pinzas ambos proyectos (sobre todo porque el de la FIBA es un gran desconocido), toca hacer balance de fuerzas y ver las opciones de cada uno. ¿Quién tiene espadas y quién dragones en esta guerra?

game-of-thrones-season-4-jaime-lannisterLa FIBA tiene espadas. Sus espadas se llaman selecciones nacionales y se llaman equipos desheredados. (Khimki, Unicaja, Lokomotiv, Limoges, Bayern, Valencia…). La FIBA puede amenazar a los clubes Euroliga con ventanas competitivas de selecciones durante el año (faroles, ya que la NBA no entraría), puede amenazarles con expulsarles de sus competiciones (luego hablaré de este farol), pero sobre todo puede seducir si introduce criterios puramente deportivos. Es decir, crear una auténtica liga de campeones sin licencias. Y ahí los clubes “desheredados” pueden picar… pero la FIBA tiene escorbuto en el barco. Su potencia económica (sus patrocinadores) pueden desinflarse en muy poco tiempo si la competición queda descafeinada (y con estos equipos de estiletes, lo estará… (¿Alguien imagina de que lado se posicionarían los sponsors en las mismas fechas entre una F4 Madrid, CSKA, OLY y Maccabi y una F4 entre Malaga, Khimki Bayern y Limoges?). Además, Panathinaikos acaba de darle la penúltima puñalada en el corazón.

0d172045ab6d4bac8bd9ab65176ce8e3Por su parte la Euroliga tiene dragones. Para empezar tiene a los 8 equipos más fuertes de Europa (nótese que dejo fuera a Milan, Zalguiris y Baskonia, que fundamentalmente están ahí gracias a la habilidad de sus equipos gestores). El potencial económico que generan estos ocho equipos no tiene igual en Europa. Tiene también un sponsor serio con nombre y apellidos (el sponsor FIBA era un misterio, un grupo inversor sin cara). Por último, puede ofrecer a los “equipos desheredados”, la misma liga que pueda ofrecerles la FIBA, con accesos puramente deportivos, y con un aliciente superior al que pueda ofrecer la FIBA, es decir, el premio de jugar la Euroliga.

Veremos como acaba juego de tronos, pero no hace falta ser muy listo para pensar que un dragón se merienda una espada sin problemas (siempre que no se cruce un caminante blanco o una hechicera roja de por medio).

¿Y la ACB? Como liga, acaba de quedar tocada y hundida. Ajena al cuento de la lechera que le lleva sobrevolando por la cabeza los últimos años (¡Que viene el lobo, que viene el lobo!), ha llegado el lobo y se ha merendado a todas las ovejas. La ACB está obligada a seguir con los tres equipos grandes, tanto porque los pequeños quieren (¿Quién le va a llenar el campo al Fuenlabrada?), como porque los propios grandes quieren (¿Qué titulo va a levantar el Madrid o el Barça cada año?), como porque los patrocinadores lo imponen (me imagino a endesa o Telefónica en su despacho soltando el ya clasico “Ola Roca ke ase, jugando con mi dinero o ke ase”.

La ACB tiene una lucha tremenda por delante. Debe lograr una plaza por mérito deportivo en la Euroliga del año que viene. Todo lo que sea poner ladrillos en una dirección diferente a esa será la muerte a corto plazo de la liga. Y si no es una de esas cinco diferentes a las 16, que se haga una Euroliga de 18, pero la ACB debe tener premio. Esa es la lucha, y ese es el reto fundamental.

Además, la liga debe hacer a sus equipos más competitivos. Que haga saltar los cupos por los aires ya de una vez (analicemos los “españoles” del Baskonia, Ili, Mamadou o Shengelia), permita plantillas flexibles que dejen a los tres equipos Euroliga competir, y haga porque su competición sea más atractiva (reducir el número de equipos pero más competitivos y crear, de verdad, un sistema de ascensos y descensos por méritos deportivos). Es realmente de risa que la ACB, como liga, critique a la Euroliga por ser cerrada. La ACB. Donde los ascensos y descensos son el chiste del día. Del marketing de la liga para hacer de ella un “producto”, hablaremos otro día.

De momento, palomitas, coca cola y a disfrutar de “Juego de tronos”. Yo sigo esperando el momento en que Danerys se suba a Drogon y arrase Desembarco del Rey hasta los cimientos… pero como en la saga literaria, cualquier sorpresa es posible, y nunca nadie está seguro, por muchos dragones que tenga…

El legado de Josean Querejeta

El legado de Josean Querejeta

Con tiempo para analizar en profundidad el alcance de la noticia que nos sacudió el pasado martes, creo que es el momento de dejar por escrito la verdadera magnitud de la noticia que, incomprensiblemente, en Vitoria ha pasado de puntillas, y un tanto desapercibida (cada día entiendo menos algunas cosas)

El Baskonia acaba de dar un puñetazo sobre la mesa, de sacar la cabeza sobre sus recientes perseguidores, y ha plantado unas raíces que IMG se va a encargar de regar cada año para que el criticado Buesa Arena vuelva a quedarse pequeño en Vitoria. Si señores, el Baskonia está dentro de un proyecto elitista, donde sólo caben 16 cada año, y donde la ciudad que es tan pequeña que no se ve en el mapa, va a estar presente los próximos diez años (al menos).

Esta noticia es el legado de Josean Querejeta. Es la culminación de su obra… Una obra que arranco hace ya muchos años, más de veinte, con un sueño imposible (quien lo hubiese imaginado), que alcanzó su plenitud la pasada década, y que el presidente se ha encargado de mantener vivo contra viento y marea hasta desembocar en lo del martes pasado. Josean Querejeta ha logrado un triple reto, en el que no se cual de los puntos ha sido el más difícil:

  1. En una primera etapa, logró que un equipo que cada año luchaba por hacer equilibrios en la parte media de la tabla, mirase de tu a tu a los equipos de la élite de la liga española. Logró que las palabras Madrid, Barcelona y Baskonia cupiesen en la misma frase. ¿Cuál fue la dificultad de aquel logro? Imposible calibrarla, pero yo le pondría un 8/10
  2. En su segunda etapa, logró que un equipo desconocido en Europa se convirtiese en un clásico de la competición, un rival temido que jugaba final tours y finales de Euroliga. Logró que las palabras CSKA, PAO, Maccabi y Baskonia cupiesen en la misma frase. ¿Cuál fue la dificultad de aquel logro? Imposible calibrarla, pero yo le pondría un 9/10final four
  3. En esta tercera fase, ha logrado lo que sólo unos pocos lo han hecho en toda Europa. Ha logrado que un equipo de una ciudad minúscula, sin patrocinadores importantes, magnates, ni equipos de fútbol de talla mundial detrás, capease el temporal de una de las peores crisis económicas que al menos yo recuerdo, compitiendo cada año en la élite de Europa, cayendo económicamente (como no puede ser de otra forma) pero manteniéndose deportivamente arriba, jugando top16 casi cada año. Y además, ha logrado mantener un peso decisivo entre los dirigentes del basket europeo. Su voz, pesa, y su presencia da garantías. A Josean Querejeta, en Europa, cuando habla, se le escucha. Todos callan. Y ese peso no se coge por decreto. Ese peso se coge con el poso de 20 años de magnífica gestión a sus espaldas. ¿Cuál es la dificultad de este logro? Imposible calibrarla, pero yo, aquí sí, le pondría un 10/10.

Resultado final a las tres etapas: Estabilidad. Garantías de crecimiento y 10 años de élite.

La nueva Euroliga no se trata de una competición cuyo objetivo sea medir cada año quien es el mejor de los campeones de liga, sino que es una liga en si misma. Aquí no se trata de dilucidar de una forma rápida quien es el equipo de moda del momento, sino que se trata, como en la NBA, de dilucidar que franquicia está trabajando mejor cada año. No es una competición para sacar al campeón de campeones, sino que es una liga en la que los campeones domésticos deben mirarse y trabajar para poder llegar a ella algún día. Podemos criticarla, nos puede gustar más un modelo que otro, pero al final esto no va de gustos, sino de una competición privada, donde las reglas las ponen los socios. Y como siempre, a quién está dentro le encanta, y quien se queda fuera, lo odia. Lo siento en el alma por los que han quedado fuera (sobre todo Unicaja, que deportivamente quizá lo mereciese, pero al que le ha faltado una figura del nivel de Josean Querejeta para lograr quedarse en la élite).

Hay más aristas y dudas que deja esta nueva Euroliga…

  • ¿Pueden estos equipos mantener el nivel competitivo en dos ligas, una con 16 y otra con 18 equipos? Probablemente no…
  • ¿Pueden los tres grandes mantenerse dentro del sistema de cupos ILEGAL, pactado con una asociación de baloncestistas que está a punto de saltar por los aires en un juzgado? Claramente, no.
  • ¿Puede el Baskonia jugar con una plantilla de diez jugadores útiles más de 80 partidos en un año? Decididamente, no.
  • ¿Qué papel tomará la FIBA ahora que ha sido derrotada y se le ha hundido una espada hasta el centro del corazón? ¿Mantendrá el pulso lanzado con sus ventanas internacionales, a equipos que tienen que jugar dos competiciones y que están plagados de internacionales? Lo dudo…
  • ¿Qué pasará con los equipos “perdedores” en esta batalla… Los Unicaja, Valencia, Bilbao, Gran Canaria, Estrella roja, Bayern, los equipos franceses, etc?buesa

Mucha tela que cortar, pero de momento, Baskonia, se queda en el bando ganador. Estos días estamos de celebración en Vitoria. Y si alguien se cruza con Josean Querejeta, que no dude en felicitarle, y sobre todo, que no dude en darle las gracias… Nos ha puesto en la élite, quizá para siempre… Y nos deja en esa élite con una infraestructura preparada para 15.000 personas. En una ciudad que, es tan pequeña, que no se ve en el mapa.

Zorionak Gasteiz. Eskerrik asko Josean.

6 claves para entender el partido de esta noche

heurtel causeur1. Duelo de ritmos. Granger-Heurtel frente a James-Adams. El factor fuego que aportan nuestros bases se multiplica con la gasolina de Heurtel. Si hoy queremos ritmo, podemos llegar a escuchar “La gozadera”. Ahora bien, si toca relajar, o si las “Heurteladas” tocan un grado excesivamente alto, ellos cuentan con el factor Jayson Granger, un jugador diferente y mucho más capaz para el juego estático. A priori, su pareja de bases es más completa que la nuestra, o al menos más complementaria, si bien la nuestra está en un grado de confianza muy alto.

2. Duelo de pesos pesados en la pintura: Bourusis-Dunston. El griego echará de menos a Krstic, su enemigo íntimo que aún no ha sido activado en Efes (desconozco el motivo). Dunston es un jugador diferente. Muy muy físico, de esos jugadores que no hay quien los mueva, de la escuela Oly, lo que en el argot se llama, “un morlaco”. Y un morlaco que saldrá a sacar a Bourusis del partido y de la zona. Bonito duelo

3. Talento contra trabajo. El talento exterior que tiene Efes, con el joven Osman y el “ya veterano” (22 años) Dario Saric no tiene contraposición en el juego exterior del Baskonia. Ahora bien, el compromiso y nivel físico de Hanga, Blazic y Causeur, tampoco tiene espejo en efes. Talento frente a trabajo. Nuevamente el factor cancha puede ser determinante, y al amparo del calor del Buesa, nuestros jugadores se multipliquen para frenar su talento.

4. Duelo de banquillos. Ivkovic Perasovic. Maestro alumno. Ivkovic tiene una larga experiencia, y ya demostró sus reflejos el año pasado en ese final extraño en Estambul donde renunció a intentar ganar el partido por mantener el average. A mi, personalmente, Ivkovic es un entrenador que me trae recuerdos gratos… Desde aquella semifinal frente a AEK, famosa por la no canasta de Dikudis y los triples de Stombergas, pasando por la final four de Moscú (Eh! ¡Les rompimos el culo!- Scola- Te lo dije Luifa! –Chapu-). Digamos que Ivkovic nos da “buen rollo”. Eso si, es un zorro…

5. Duelo de estilos. Dos equipos con estilos muy similares de juego. Un Efes que juega desbocado y con mucha rapidez, al igual que Baskonia, pero dos equipos que defienden duro la línea de pase. En ataque estático, Baskonia puede tener ventaja sobre Efes, sobre todo por el estado de forma actual de Bourusis. Pero ojo, porque efes tiene recursos de sobra para desactivarnos a Bou, y por ahí podemos tener problemas en el juego estático. Efes en cambio tiene muchos más recursos ofensivos. Ambos jugarán a meter mucho (dos de los mejores equipos anotadores de la competición

6. Cuentas pendientes. Muchas cuentas pendientes por ambas partes. Krstic sigue perteneciendo a Efes, aunque hoy no está activado para jugar… Y Krstic regaló una silla a Bou ha ce un tiempo, en uno de los gestos más bonitos y deportivos que se le recuerdan a los serbios… Heurtel tiene una cuenta pendiente con Baskonia, o Baskonia con Heurtel, y en el fondo de todo ello, el Efes, el equipo que por un simple punto de average, nos privó de jugar el Top-8 del año pasado. Viejos rivales con ganas de revancha…

Ganas de que lleguen ya las 20.45. ¡Partidazo esta noche en el Buesa!

Ganar y convencer a la primera

3Ganar no, impresionar. El primer partido. Fuera de casa. Hay veces que una victoria es más que una simple suma en el casillero. La del Baskonia del domingo, lo fue. Lo primero, rompe el mito de ganar fuera de casa que nos acompaño toda la temporada pasada. Roto. Segundo, rompe la idea de que una pretemporada floja en resultados no es una buena pretemporada. Roto. Tercero, ganar de treinta le dice al grupo que tiene la calidad necesaria para poder ganar en cualquier campo. Triple victoria…

 

Dicho todo esto, y con la euforia de una primera victoria convincente, toca bajar al suelo, aprovechar las virtudes y aprender de los errores. Con los pies en el suelo, debemos saber que el partido de Madrid sólo duro un cuarto. Y quizá ni eso. Dos golpes, uno al hígado y otro al mentón, mandaron a la lona a un Estudiantes que escuchaba de fondo al árbitro contar hasta diez, pero que era incapaz de levantarse… Otros equipos se levantarán, y Baskonia debe prepararse para ellos. Este viernes, el primero de ellos…

2

Pero la actualidad tiene muchos más frentes: El primero de ellos se llama Kangur. La lesión de Shengelia trae a Vitoria a este estonio de 33 años, con el culo pelado de mil batallas, con partidos y partidos en sus espaldas, y dispuesto a ayudar al equipo. Kangur es un cuatro abierto. Un tres que con el paso de los años y las lesiones, se ha ido metiendo dentro. Buena mano, sobre todo desde la línea de tres, potencia para entrar y buena percepción de equipo. Pero no hablamos de un jugador con capacidad para definir por si mismo. De momento llega por dos meses, el tiempo justo para ayudar a Baskonia a meter el morro al Top-16 y…¿A la copa ACB? Ahora el debate está vivo… ¿Debe Kangur sustituir a Planinic en el equipo para la ACB? En mi opinión, no. O al menos “No, de momento”. Si el estonio acaba aportando al grupo más que Planinic, se podría plantear, pero hacerlo de inicio hace más daño al grupo que lo ayuda. Si el relevo se produce ahora, el toque de atención al pívot croata le hará daño en  lo anímico. Y espero que no lo suficiente como para convertir en gris una temporada completa de un jugador llamado a explotar en Vitoria.

 

Otro foco de actualidad mira a Europa, a esta Euroliga que arranca el viernes para Baskonia y que este año se antoja fundamental para el equipo. El nuevo formato económico de la máxima competición europea hace que el caramelo de entrar al Top-16 trascienda de lo deportivo, y que el hecho de figurar entre los 16 mejores equipos de Europa, amén de justificar una licencia que cada año necesita de una mayor justificación para muchos, supone un espaldarazo económico que puede resultar fundamental.

b

Deportivamente, el primer partido se jugará en Milán. Analizando plantillas y nombres, el equipo italiano debe considerarse favorito, más si cabe jugando en casa, aunque el estado de forma que exhibió el Baskonia en Madrid, hace que tengamos fundadas esperanzas en, al menos, ver un partido competido y soñar con la victoria. Tres nombres propios a seguir en este partido para el aficionado del Baskonia. El primero es Gentile. Talento puro. ¿Quién no recuerda el daño que nos hizo el italiano el año pasado? ¿Quién no recuerda su clase en el tiro, su físico, sus fundamentos? Ver jugar a Gentile, más allá de forofismos y preferencias por unos u otros equipos es un espectáculo en si mismo. Disfrutemoslo, nos queda poco de verlo por Europa. El segundo nombre propio es Milan Macvan, oscuro objeto del deseo del Baskonia durante muchos muchos años. Un cuatro serbio aunque curiosamente nacido en Croacia, con muchísima calidad en ataque y raza en defensa. Macvan prefirió en su momento fichar en Maccabi en vez de en Vitoria, y desde entonces “paga” su afrenta vagando sin brillar por clubes como Partizan o Galatasaray. Este año en Milan tiene una oportunidad de oro de recuperar las sensaciones que le llevaron a ser uno de los cuatros más deseados de Europa. El tercer nombre propio no necesita presentación en Vitoria. Stanko Barac, el enorme pívot exbaskoniasta que no levanta cabeza desde que se fuese de Vitoria, y que, al igual que Macvan, busca su sitio en Italia. Será un partido lleno de alicientes, morbo, y necesidad (puede que la clasificación final para el Top-16 pase por el enfrentamiento y average con Milan)

4

No quiero acabar sin recordar la figura de Lamar Odom. A la hora que escribo este artículo, el exjugador baskonista se debate entre la vida y la muerte tras ser hallado inconsciente en un burdel. Su paso por Baskonia fue fugaz, pero el recuerdo cariñoso desde este blog no quiero que falte. ¡Suerte Lamar!

Primeras pinceladas del nuevo Baskonia

Bajo la cúpula del antiguo pabellón Araba se forjó una leyenda… Una leyenda en el que conceptos como “el carácter”, “el cansancio”, “las excusas” o “inferioridad”, se diluían en la nada, y donde los sueños, se hacían realidad a base de un trabajo muy duro y muy bien hecho. Una cúpula que ha acompañado la etapa más bonita de la historia del Baskonia, una cúpula que ha visto crecer a niños que se transformaron en mega estrellas como Scola, Calderon, Nocioni o Tiago, y que ha levantado títulos de Ligas, Copas y Recopas Europeas…. Esa cúpula representa el pasado más glorioso de nuestra historia baloncestística, y nosotros nos hemos tomado la licencia de “robar” esa cúpula para situarnos bajo ella, y hablar de historias del pasado, sueños de un futuro y, sobre todo, del presente de nuestro Baskonia.

 

Pero la nostalgia no vende… Vende la actualidad, y la actualidad arranca este domingo con un nuevo curso para Baskonia. Un curso crucial, de esos que en la universidad llamábamos “de corte”. Uno de esos cursos en los que no puedes fallar, de esos en los que si suspendes, no pasas… Un curso en el que un tiburón en el horizonte con forma de FIBA, sin respeto al pasado, quiere irrumpir en el panorama, y donde el dique de contención que levanta la Euroliga (y Baskonia) parece que quiere aguantar, pese a que el río crece… Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver, y nosotros debemos abrir los ojos a la realidad actual. Baskonia ha sobrevivido con su licencia a tres años seguidos sin semifinales de liga ni Copa. Y este año, su posición de partida no es de “pole” tampoco. Las quinielas, al menos las mías, no le colocan entre las cuatro mejores plantillas de la liga ACB. Barcelona y Madrid, fuera del mapa, y Unicaja y Valencia, terrenales, pero un escalón por encima. Plantillas más caras que la nuestra sin ninguna duda, y llenas de talento del que se compra, no del que se intuye o se trabaja.

124941_6_131455_6

Pero el Baskonia es un club que nunca se ha conformado con parrillas de salida desfavorables. Y toca hacerlo muy bien este año para intentar “robar” el sueño a uno de los cuatro de arriba, y volver a plantarse en lugares acordes a la licencia que ostenta. Bajo esta premisa se ha construido una plantilla que está llena de potencial (muy joven, con mucho talento, pero muy irregular), y que Velimir Perasovic deberá  hornear, para hacer que las palomitas que, hoy por hoy, no asustan como palomitas, exploten en el microondas y se salgan de esas minúsculas bolsas de papel en las que los fabricantes las encierran, rasgandolas violentamente.

 

La configuración de la plantilla de este año ha estado marcada por las dificultades económicas. Los fichajes han llegado en la tercera ronda. Tarde, obligadamente tarde, y una vez que los equipos más poderosos han salido ya del restaurante con los bolsillo vacíos y el estómago lleno. Entonces ha entrado Baskonia, a llevarse la parte del pastel que ha sobrado a los gordos ricos…

 

La plantilla del Baskonia muestra algunas carencias. La principal es que hablamos de una plantilla muy muy joven, con poca experiencia y con demasiados jugadores por explotar. Una plantilla donde el trabajo del entrenador será muy importante, y donde no valdrá, en absoluto, un nivel en el que los jugadores den lo mismo que dieron el año pasado. Haré un pequeño análisis por puestos, en el que tendremos tiempo para entrar en detalle:

 

Los bases son conocidos. Son los mismos que el año pasado, nuestros “dos hornos en la cocina”. Dos panaderos, especialistas en bollería, pero que no saben hacer helado. Escucho demasiado acerca de las dudas que pueden ofrecer. No estoy de acuerdo, en absoluto. Mike James y Darius Adams aportan más certezas que dudas. Tenemos dos volcanes capaces de anotar diez puntos en treinta segundos. Tienen defectos, conocidos, pero también muchas virtudes. Podemos darnos de cabezazos contra la pared cada vez que veamos como tiran en mala posición… allá cada uno. Pero si no nos damos cuenta que la virtud de nuestros bases está precisamente donde algunos aficionados se llevan las manos a la cabeza, convertiremos a los bases en victimas de un asesinato que no han cometido. No olvidemos que la munición exterior del Baskonia se concentra ahí…

124940_6_131454_6

Los aleros nos dibujan un panorama de mucho trabajo. Blazic y Causeur son dos jugadores con un perfil muy similar, con mucho carácter, y con mucha capacidad para adaptarse y complementar a cualquier plantilla. Un jugador especialista en el tiro de tres, como Corbacho y un jugador con un físico fuera de lo común como Hanga, pero que ha mostrado demasiadas dificultades para entender el concepto general del juego del basket completa el cuarteto de aleros. Unos aleros que muestran quizá carencias importantes sobre todo a la hora de encarar partidos de perfil Euroliga (falta de capacidad ofensiva en situaciones de presión, falta de físico para enfrentarse a treses fuertes, y falta de un referente anotador realmente peligroso), pero cuya capacidad de crecimiento puede ser tremenda. Sobre todo Blazic puede llegar a ser una auténtica estrella.

 

Los pivots se han equilibrado sobre la marcha. Anosike, analizado de manera individual, es un perfil de jugador que lo quiero en mi equipo. Un reboteador voraz, con capacidad de trabajo y posibilidades de crecimiento. Pero el equipo, en su configuración, se mostraba desequilibrado. No existía un jugador en el equipo al que dar el balón al poste bajo y que fuese capaz de hacer canasta por si mismo. Ni existía un referente que hiciese al entrenador contrario pensar en una defensa de ayudas. Con la llegada de Bourusis y la salida de Anosike, el Baskonia pierde capacidad de trabajo y rebote en el puesto de cuatro (lo cual desequilibra algo el juego interior, ya que ni Tillie ni Toko lo aportan), pero en cambio, gana un referente en experiencia, respeto y calidad al poste bajo. Bourusis, analizando pros y contras de su cambio con Anosike, se me antoja como un gran acierto. El Baskonia gana más de lo que pierde. Bourusis equilibra un tanto el talento interior-exterior del equipo… Ahora habrá que ver el impacto de la lesión de Toko, y los efectos que esto pueda tener sobre la configuración de la plantilla, sobre todo en la ACB.

122725_6_119836_6

Tendremos tiempo de entrar en harina… esto son sólo unas pequeñas pinceladas del “a priori” de un equipo que tiene que dar el 100% de lo que tiene para intentar estar donde por historia y licencia le corresponde. Pero no quiero acabar el artículo sin antes establecer cuales son los retos a los que se enfrenta el equipo: Para mi, estar en la Copa del Rey, en los playoffs ACB y en el Top-16 sería cumplir con las expectativas que genera la plantilla. Todo lo que sea superar esto (llegar a una semifinal de liga o copa, o avanzar al top-8) sería un exitazo, y un espaldarazo a toda la marca Baskonia, que hoy por hoy necesita de una campaña espectacular para volver a recuperar el respeto de todo el basket, que en algún momento algunos le han perdido.