BUEN 2016 Y MEJOR 2017

BUEN 2016 Y MEJOR 2017

Fuente: as.com
Fuente: as.com

Estas épocas navideñas recién pasadas, suelen ser momento de hacer balance de fin de año. El 2016 se quedará en el recuerdo como un buen año de Peras, Bourousis y compañía, con un paso más que destacable por la Euroliga, con el premio de la Final Four de Berlín incluído, con una multitudinaria Copa del Rey en Coruña…

Mucho se habló de los bases, de como Peras consiguió que recobráramos las ilusiones, de canastones increíbles como el de Bertans al Madrid o el de Bourousis al Barca en play-off….

Pero creo que es momento también de pasar página y pararse en la segunda mitad del 2016, con la temporada en curso, y con la estimación de lo que parece ser una buena segunda mitad de temporada en este 2017 que ya entra.

Porque en mi opinión, creo que hay que hablar de varias cosas importantes. La primera, relativa a objetivos y planificación de la temporada en curso. Es evidente que la prioridad absoluta del club es la Euroliga, como estamos viendo.

Fuente: as.com
Fuente: as.com

El nuevo marco económico-deportivo de esta competición la convierte sin duda en la competición referencia. Los 16 mejores equipos de Europa, unos repartos económicos mucho más jugosos, una visibilidad del equipo en un escaparate notablemente más interesante, que de rebote suponen un interés potencial mucho mayor de cara a televisiones, patrocinadores, etc., son argumentos de peso para considerarlo así.

El calendario además se presta a ello. Con el billete de la Copa en el bolsillo, y los play-offs de Liga Endesa a decidir una vez que la Euroliga haya finalizado, el equipo puede centrarse en la liguilla de Euroliga y dosificar el esfuerzo en la competición nacional, donde algún tropiezo en forma de derrota no repercute en gran manera.

El nuevo formato de competición nos ha obligado a los clubs de Euroliga a diseñar plantillas más largas y de mucho nivel, como es el caso del Baskonia. Y con la nuestra, podemos darlo todo con solvencia en los play-offs de Liga Endesa cuando lleguen. Esta “ventaja” será más que notable allá por el mes de Mayo, e incluso nos permitirá diluir mejor la repercusión de posibles lesiones, cosa que otros equipos nacionales no lo tendrán igual.

Y evidentemente, para el club, y para cualquiera de los aficionados como yo, el preciado trofeo Europeo sigue siendo un premio tan valioso como añorado. Por qué no soñar……?

Fuente: Marca.es
Fuente: Marca.es

Y tras este breve balance de objetivos, vamos con el equipo. Creo que, de momento, tenemos una de las mejores plantillas que se han visto al Baskonia en su historia. Puesto por puesto, y jugador por jugador, me parece que son todos de un nivel altísimo, y los veo muy integrados a todos ellos.

A diferencia de otros años, donde la diferencia entre el quinteto titular y el resto podía mostrar diferencias de nivel y una excesiva dependencia de los titulares, este año el bloque es mucho más compacto.

Por lo que vamos viendo, además de plantilla, creo que Sito está consiguiendo montar un gran EQUIPO, donde todos ayudan, donde todos asisten a sus compañeros, donde todos apoyan, y sobre todo, donde todos DISFRUTAN.

Dejando a Bargnani y su estado físico aparte (ya habrá momento de hablar de él), creo que este año el club ha fichado de 10 en todo lo que ha traído. Larkin y Beauvois son dos auténticos jugadorazos y están bordando partidos de enmarcar. En mi opinión, es un lujo contar con dos figuras así en el equipo.

Fuente: Baskonia
Fuente: Baskonia

A Larkin le estamos viendo, además de anotar puntos con solvencia, algo que añorábamos en la figura de base en las últimas temporadas, que es la capacidad de organizar juego, dirigir y repartir asistencias entre sus compañeros con una maestría elogiable.

Creo además que tenía y tiene el complemento perfecto en Rafa Luz, el jugador ideal para organizar los tiempos de descanso de Larkin sin perder intensidad, y un jugador con una casta y unas ganas como el que más. Y por último, me tocaría hablar de Pablo Prigioni…, aunque me parece que ya no llego a tiempo. Dejo para el final de este artículo unas líneas al respecto del base argentino.

Entre los aleros quiero destacar también a Budinger, que le costó un poco arrancar, pero que ya ha empezado a producir y a hacer muchas cosas interesantes. Ya sale de titular, defiende, tira, rebotea…. Es otro de los jugadores de equipo que aportan mucho, no sólo números.

Fuente: El Correo
Fuente: El Correo

Me gustó cómo le atacó al siempre peligroso tirador Carroll el día del Real Madrid. La evidente diferencia de altura entre ambos posibilitó que en varios ataques seguidos, el equipo le buscara y consiguiera puntos. Esta situación obligó a Laso a mandar al alero al banquillo y a sacar en su lugar a Taylor, más alto pero menos anotador.

De Beauvois quiero decir que me parece un jugador con unos fundamentos técnicos extraordinarios, capaz de tirar desde fuera, pero sobre todo con una capacidad de jugar el 1×1 como hacía mucho que no veíamos. Sus finales de posesión en momentos claves ya se están convirtiendo en antológicos.

De Hanga y de Blazic yo sigo enamorado…. Son dos fenómenos. Al bueno de Jaka es cierto que le está costando un poco más entrar, pero sigue siendo un grandísimo defensor, y un tío que también aporta en ataque, bien desde el triple o en entradas. Es otra referencia de jugadores con un gran carácter, necesario en cualquier equipo grande que se precie.

Fuente: Gigantes
Fuente: Gigantes

Y para el final, la batería interior. Los dos 4s son viejos conocidos. Tanto Tillie como Shengelia son dos jugadores que aprovechan muy bien los minutos que disponen. Con dos estilos de juego distintos, y por tanto complementarios, pero que igualmente dan cosas muy valiosas para el equipo.

Y ahí nos encontramos con el grandísimo Ilimane, que a pesar de su juventud, se está pegando unos partidazos increíbles. Su capacidad de intimidación, sus gorros estratosféricos, y sus puntos, son una joya para este Baskonia. Hace bien poco lo sufrió incluso el mismísimo Bourousis en el partido de Grecia. Por un momento pareció que se habían cambiado los papeles entre maestro y alumno…

Yo considero a Diop un jugador especial, puesto que lleva un montón de años en Vitoria. Llegó siendo un niño y ha crecido entre nosotros. Me hace una especial ilusión verle jugar en el Buesa, y ver que aunque no coge kilos, su juego es cada día más valioso para este Baskonia, y no se achica ante nadie.

Y en Voigtmann veo otro de los grandes aciertos en forma de fichaje. Es cierto que ha tenido algún partido poco afortunado, pero me encanta. Creo que puede dar mucho de sí en este equipo, tanto este año como en los sucesivos.

Fuente: Euroleague
Fuente: Euroleague

Es curioso cómo los dos 5s que tenemos sean jugadores tan reacios al cuerpo a cuerpo, a jugar de espaldas dentro de la zona… Y sin embargo son capaces de anotar de fuera con facilidad y a condicionar notablemente las defensas contrarias, que deben sopesar si sacar a su 5 hasta la línea de tres, o si colocan a defensores más pequeños sobre ellos.

En definitiva, creo que este primer semestre del recién entrado 2017 va a ser un gran año en lo deportivo. Estamos, yo al menos, disfrutando un montón con un equipo en el que día a día se le ven aspectos y puntos de mejora. Donde creo que se está haciendo algo muy difícil que es “hacer piña”, y donde cada jugador sabe perfectamente su rol, y se aplica en gran medida en hacerlo bien.

En fin, que todo esto tiene una pinta muy buena. Vamos a seguir disfrutando con este equipo, y además en un pabellón que lleva unos cuantos partidos con una grandísima asistencia de aficionados, lo cual es una gozada.

En breve llega la fiesta, llega la Copa del Rey, un gran acontecimiento deportivo que se juega por igual en la cancha como en las calles. Tenemos un montón de solicitudes de amigos de la familia del basket que necesitan alojamiento para esos días, porque los hoteles de Vitoria ya estaban completos cuando se confirmó la sede, pero eso no impedirá que pasemos 4 días entrañables en gran compañía. Dicen que lo que se comparte sabe mejor…., y eso está ya cerquita.

Fuente: marca.com
Fuente: marca.com

Y para terminar, la actualidad manda. Vistas las noticias baskonistas de las últimas horas, sólo puedo decir que ha sido un lujo poder ver a Pablo Prigioni con la camiseta baskonista en sus tres etapas en Vitoria. Ha sido sin duda uno de los grandes bases del baloncesto internacional en los últimos años. Un jugador con mucho carácter y con la dirección y organización del juego colectivo como fundamentos personales básicos. En definitiva, un base de la vieja escuela que ha hecho mejores a muchos de los jugadores con los que ha coincidido.

Sólo él sabe cómo se encuentra su cuerpo y el nivel de exigencia al que quiere llegar, y viendo que podía suponer una buena alternativa este año, su retirada es un motivo de tristeza por una parte. Pero también por otra, una nueva página que se cierra en Vitoria, en forma de gran jugador al que hemos visto jugar en casa, y del que vamos a guardar siempre un gran recuerdo. Gracias a ti Pablo, por todo este basket que nos has regalado. Habrá que lanzar una porra…: alguien se apuesta una caña a que Pablo se vuelve a sentar algún día en el banquillo del Buesa?

Así que viva el Basket, y viva el Baskonia. Aupa Baskonia!!!

 

 

Ser imprevisible es mejor

bou-james0--575x323

Casi en el primer tercio de la temporada, los resultados están avalando la progresión y la identidad del Laboral Kutxa Baskonia. Recupero el artículo que publiqué ayer martes en la edición digital de El Correo Álava. Espero que os guste.

A los ojos del cuerpo técnico de cualquier equipo, la enjundia del siguiente partido comienza con el análisis y la previsión del rival. Una de las características del basket moderno es la irrupción del scouting: ese análisis minucioso del equipo contrario, la visión de varios partidos anteriores, los movimientos más frecuentes del equipo, las situaciones especiales, los cambios y las rotaciones, las fortalezas de un jugador y los puntos débiles del conjunto. El scouting evoluciona además con los datos estadísticos hasta convertirse casi en ciencia. Pero hay algo que hace estallar en pedazos todo ese inmenso trabajo: el basket se juega siempre en un escenario donde los jugadores toman decisiones en décimas de segundo y donde lo imprevisible muchas veces acaba de imponerse sobre la previsión inicial. Si algo hemos de ser conscientes de este nuevo Laboral Kutxa, hasta este momento, es su capacidad de destrozar las previsiones del equipo contrario, con un extraordinario resultado: a un paso del Top16 (antes de lo previsible), en los puestos de cabeza de la Liga Endesa y también en la parrilla de salida hacia las posiciones de privilegio para la próxima Copa del Rey 2016, en A Coruña.

Lo mejor de las expectativas es que radica en tus manos la posibilidad de superarlas. Al inicio de esta temporada, la historia pasada nos situó en un estado de cierta prudencia que autodefinimos como «la realidad»: a ver qué nos da esta plantilla. Pero da la impresión que tanto en el vestuario como en la cancha de entrenamiento, la única expectativa y misión de este Baskonia es mejorar día tras día, adecuar las características de cada jugador al libreto de estilo de Perasovic y hacer de cada partido un verdadero desafío por superar el anterior. Los resultados están ahí: 6-1 en la Liga Endesa y 4-2 en Euroliga; todo está al alcance de las manos, superando las expectativas iniciales.

Hay 3 grandes razones para comprender esta situación:

a) Este Laboral Kutxa Baskonia rompe los tópicos clásicos de los equipos: donde las estructuras de muchos equipos actuales pasan por reforzar más el puesto del tirador, los treses y los falsos cuatros, el Baskonia cimenta su estado por la presencia de un 5 clásico y atípico al mismo tiempo: Bourousis. La estrategia en la pintura pasó del pasado juego de espaldas a las continuaciones del poste tras el pick&roll (juego de 2×2 tras bloqueo directo) y al mate tras la asistencia en una penetración. El Baskonia recupera aquel juego de espaldas, pero con un matiz. No es tanto el peligro de poder anotar desde el poste bajo sino captar la suficiente atracción de la defensa contraria para generar ventajas en el lado contrario y exprimir por tanto el juego sin balón del resto del equipo. Bourousis anota y Bourousis asiste y distribuye. Además, su juego interior también se sitúa en el poste alto: puede tirar de 3, cambiar el balón de lado y asistir interior a la ventaja de la rapidez de los 4, en especial Tillie e incluso Diop. El eje del ataque del Baskonia ha desplazado el bote por la preponderancia del pase y el juego sin balón, protagonizado en especial por su poste principal: Bourousis. Clásico y rompedor al mismo tiempo.

b) Sin ser un equipo con especialistas, cualquier jugador, reitero, cualquier jugador es capaz de anotar. Los bases tiran, los aleros tiran, los postes tiran. Y anotan, claro. Los bases penetran, los aleros penetran, los postes penetran. Los bases asisten, los aleros asisten, los postes asisten. Cualquiera. Con unas características así, el scouting se vuelve muy simple y desconcertante a la vez: cualquier jugador del Baskonia puede resultar muy peligroso. Si un jugador no está acertado en el tiro exterior, lo cubre provocando un 1×1 para penetrar. Si no encuentro una ventaja en un lado, se busca el lado contrario para empezar de nuevo y buscar una nueva opción de canasta. El peligro viene desde cualquier lado, desde el exterior o desde el interior. En transición o con movimientos hasta el límite de la posesión. Las preguntas son entonces: ¿Quién, cuándo y desde dónde?. Absolutamente imprevisible.

c) Los bases. Acostumbrados a etiquetar comportamientos para comprenderlos mejor, seguimos buscando calificativos para describir a Adams y James. ¿Bases puros? ¿Bases anotadores? ¿Bases desbocados? ¿Bases pasadores? La respuesta puede ser un «de todo un poco» pero lo que sí es cierto es que el equipo rival es consciente de que cualquiera de estos dos jugadores pueden desequilibrar en cualquier momento del partido, tomar una racha de acierto continuada y encontrarte en el marcador con una distancia no esperada. Sin ser especialmente intensos, son capaces de cambiar el ritmo de rápido a muy-rápido en cualquier momento. Sin ser especialmente defensores, su actividad tanto en piernas (James), como en brazos (Adams), hace que el base contrario proteja el balón con más cuidado de lo normal. Si tuviéramos que sintetizar a este Baskonia en un cromo, los bases serían sus protagonistas.

Intensidad defensiva

Hay un matiz más que se torna importantísimo en este Laboral Kutxa Baskonia: su intensa capacidad defensiva. La defensa no es únicamente cuestión de actitud, sino también de conceptos defensivos. La agresividad y la movilidad de sus jugadores, especialmente los exteriores, hace que este Baskonia provoque errores en el equipo rival, liderando la estadística de recuperaciones en ACB. Este hecho no es fruto de la casualidad: agresividad, líneas de pase… pero sobre todo movilidad y rapidez de movimientos coordinados, son las claves de esta defensa, personificada especialmente en Hanga y Tillie. Dos jugadores capaces de defender en cualquier posición, anticipándose al movimiento del rival, protegiendo con rapidez los espacios centrales del equipo y ayudando al rebote defensivo del equipo. Después, con el balón en las manos, llega el momento de la velocidad del equipo: romper el balance defensivo antes de llegar al ataque, correr con 4 hombres a la vez y ocupar los espacios en busca de la mejor opción.

A punto de llegar al primer tercio de la temporada, aún es pronto para ir definiendo sorpresas y decepciones, pero quien más y quien menos ya reconoce a este Baskonia como la agradable sorpresa de la temporada. Independientemente de los resultados, que son de notable alto, lo que sí es destacable es que para un equipo, cualquiera que sea su condición y competición, el Baskonia vuelve a ser ese rival incómodo, peligroso, intenso y de ritmo alto. Y sobre todo es un rival contra quien hay que poner todos los sentidos y más para poder, al menos, equilibrarlo, siendo consciente de que aunque sepas sus fortalezas, nunca sabrás por dónde puede venirte la siguiente amenaza. Ésa es la gran virtud de este equipo, pero no la única. Si a esto se le une que hay dos piezas más por complementar este grupo, Shengelia casi recuperado, y Bertans a punto de volver a Vitoria-Gasteiz, a poco que el equipo mantenga estas señas de identidad, aprenda de cada situación del juego, por dura y comprometida que sea, y cómo no, que las victorias ayuden a acelerar esta progresión, los objetivos y las expectativas iniciales se verán superadas. Más aún.


La foto es de El Correo Álava, de Igor Aizpuru